Aceite de Rosas y sus Propiedades

aceiterosas

Junto con el jazmín, el aceite de rosas es el rey de la aromaterapia. Desde siempre se le ha atribuido a la rosa el encanto de la diosa Venus. De este modo, la rosa se convirtió en el símbolo del amor y la belleza. No fue hasta más tarde que se descubrieron científicamente las virtudes terapéuticas de este aceite.
Su uso es muy variado. A continuación os nombraré algunos de los trastornos, patologías, malestares y enfermedades que se tratan con este aceite esencial. El de Rosas.
El aceite de rosas está indicado para trastornos depresivos, ansiedad y síntomas de tensión nerviosa, además de insomnio, cefaleas y dolores de cabeza, este aceite nos puede ayudar en gran medida y ser como un bálsamo de armonía para nuestros sentidos.
El aceite de Rosas es un gran estimulante así que para todo lo que sean trastornos sexuales es excelente. Ayudándonos en casos de impotencia, frigidez sexual y esterilidad. Y en trastornos menstruales como son la dismenorrea, amenorrea y menopausia.
En casos de palpitaciones, taquicardia, y otras patologías más complejas relacionadas con el corazón, este aceite también es muy útil. En enfermedades de pulmón es excelente, para tratar la bronquitis crónica, el asma, y la tuberculosis es un aceite único. Y finalmente en el tratamiento dermatológico de arrugas, rosácea, eczema, heridas, arañazos, llagas, herpes, es de eficacia muy reconocida desde tiempos inmemoriales.
El aceite de rosa abre un camino por el cual fluye el amor y paz interna. Despertador de la energía del corazón, el perfume de rosas invoca al sentimiento más profundo conectados con nuestra alma, un agua de rosas rociada por nuestro cuerpo nos hará mucho bien y nos invadirá de calma y armonía.
Cuando sentimos un dolor emocional, el corazón se bloquea. El dolor emocional es negativo para el corazón y lo debilita. El aceite de rosas puede ayudarnos en gran medida a que ese dolor remita, para ello deberíamos de relejarnos o intentar relajarnos en un ambiente cómodo y perfumado de este aroma. El aceite de rosa contribuye al desarrollo de un corazón fuerte y flexible.
De nuevo los perfumes de la madre nos ayudan en nuestra sanación.

Marta Aguilar

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: