Almas Gemelas

almasgemelas

Al nacer aprendí a conocer el amor a través de mi madre y luego amándola a ella, luego fue por mi padre. Mientras fui niño, tuve unos años en los que no me sabía identificar conmigo mismo, me identificaba grandes ratos con lo que sentía mi madre, como el resto de los niños. En base a esto poco a poco en ese crecer desde la niñez se formó una personalidad, con carencias, defectos y virtudes.
Un día de mayor empecé a hacer crecimiento personal y un rato después acabe leyendo sobre almas gemelas, cosa que me ilusionó muchísimo, hasta tal punto que creí en esa teoría y empecé a tratar de encontrar la mía. Comprendí que lo más correcto si evolucionaba mi conciencia, era estar un día unido a mi alma gemela, caminar con ella. En este sentido, durante mucho tiempo estuve buscando a mi alma gemela y me enamoré de varias mujeres creyendo que eran ellas. Craso error, porque solo era mi camino para aprender a amar, a poder liberar el sentimiento de amor de los pensamientos, de los juicios, de las valoraciones, de las idealizaciones, de la volitividad, del deseo, de las carencias, de los apegos, aprender a separar mente y corazón, para llegar un día al amor incondicional y un rato después tras un último sacrificio conocer el amor desde el alma.
Todo fue un camino para aprender a amar de una forma más libre, más pura y con una cualidad o calidad mayor al anterior sentimiento de amor que vivía y que estaba siempre condicionado por algo.
Fue un camino en el que aprender a amar estuvo marcado por el dolor, el dolor por no saber amar, por apasionarme sin sentido, por amar mentalmente, por poseer mi sentimiento de amor y no querer desprenderme de él.
Fue un camino evolutivo consciente y constante que me acercaba más y más a mi alma o en mi caso a mi llama gemela, una mañana al amanecer, soy consciente de que estoy unido por un cordón energético entre la parte delantera de mi segundo chacra y la parte delantera del segundo chacra de una mujer.
Pasado el tiempo del asombro, estuve todo el día pensando en que estaba pasando. No tenía trato con ella desde hacía varios meses. Al día siguiente al amanecer. Descubrí que no era uno sólo ya, si no que tenía siete cordones que me unían a dicha mujer, uno por cada chacra, y al poco rato descubrí que la parte posterior de los chacras también se unían a su parte posterior. Minutos después era consciente de que los chacras de mis manos y los de mis pies también estaban unidos por cordones a sus manos y pies.
Al momento ya sentía todo su cuerpo en mí como si fuera el mío. La sentía realizar sus actividades fisiológicas, sus dolores de la regla, sus pensamientos, reír, llorar. Cuando se criticaba a su misma, o se juzgaba sentía donde me dolía a mí en mi cuerpo emocional, era consciente de todo, y claro esta acostumbrarse a esto no era una tarea fácil… parecía que ya no pudiera tener intimidad, pues daba por hecho que ella me sentiría en la misma medida.
Hay muchas almas gemelas unidas como pareja, que no son conscientes de ello, no han tomado consciencia de sí mismas, Hay otras que se buscan, tratando de encontrarse. En mi caso tuve la suerte de seguir un camino de crecimiento, con meditaciones y desarrollo psicológico, lo cual me permitió hacerme consciente de mi realidad. Una suerte si, y un gran esfuerzo de crecimiento interior que desemboca en poder compartir el caminar con tu Llama Gemela, esfuerzo que realizamos las dos partes implicadas en esta unión, un esfuerzo extenuante a ratos y con su parte de sufrimiento cuando te vences a ti mismo en cada una de tus facetas.
En esa nueva unión se aprenden dos reglas que no se han de olvidar, dos normas, dos cosas básicas para poder estar unido a tu alma gemela o a tu llama gemela. Y esas dos cosas has de respetarlas si no quieres sufrir mucho, o no llegar a estar con Ella o EL.

Estas sencillas reglas son aplicables a cualquier relación de pareja y son:

1.- Aceptar a tu alma gemela como es, sin juzgarle en ningún momento. No tratar de cambiarla, de enseñarla, de cuidarla, de guiarla, solo dejarla ser.

2.- Aceptar que tu alma gemela es libre y no está atada a ti.

El camino para poder cumplir estas reglas requiere un saber amar muy libre, y haber realizado unos sacrificios que son poco frecuentes en las relaciones de pareja habituales.
Las almas gemelas son dos partes de un mismo ser que se han dividido para formar una polaridad y se unen en cada existencia por el tiempo que hayan decidido compartir. Están juntas en casi todas sus encarnaciones y se desarrollan juntas. Su complicidad, su misterio, su amor, su misticismo, su sencillez y el grado de comunicación que hay entre ellas es algo inimaginable si no lo has experimentado.

Miguel Ucero

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: