Camino del Corazón

corazon

El crecimiento interior lo divido en dos partes, o caminos, un primer camino de ir hacia adentro y conocerte, y un segundo camino una vez establecido ahí adentro para ir hacia arriba, convirtiéndose ya, en camino espiritual.
Denomino crecimiento interior a la trasmutación del hombre, la trasformación que ha de hacer en si mismo para unificarse a su alma y posteriormente a su espíritu.
La primera parte que enseño a muchas personas que se acercan a mi con intención de cambiar en algo su forma de contemplar la vida, de interpretarla y luego de vivirla, es a prestarse atención y a reforzar su concentración en si mismos. Mientras se ejercitan en esto, van resolviendo lo que les motiva a realizar crecimiento y hasta donde quieren llegar o comprometerse en este camino. Al mismo tiempo que con su propia práctica ganan voluntad y constancia mientras se auto-estimulan con sus logros.
La parte que sigue después del desarrollo de esta atención plena a uno mismo es la auto-observación consciente de como somos, en ese análisis no obsesivo ni exigente de como estamos conformados, vamos descubriendo y sanando cosas que guardábamos en nuestro interior, vamos comprendiendo más y más nuestra vida y nos vamos liberando de nosotros mismos gracias a esta comprensión.
Esta liberación faculta a la esencia o alma para que establezca una comunicación más estable con nuestra conciencia.
Así en este camino de crecimiento interior, puedes irte dando cuenta de que partes de ti estas trabajando en cada transito que vives y en que orden, comprendiendo lo que estas aprendiendo o lo que tienes que aprender e integrar en tu vida de aquello que estas experimentando en tu día a día o en tu ahora.
Es por ello que en una primera parte vas liberándote de los traumas de tu pasado que dejaron secuelas en ti, para posteriormente desde ese nuevo equilibrio, trabajar la personalidad de tus padres y ancestros en ti, sabiéndote liberar de ellos, llegando a sanar posteriormente a tu niño interior y re-eduncandolo para que contemple el mundo desde una nueva perspectiva, ya, sin carencias u otras cosas que le afectaron a su libre desarrollo, liberando de esta forma de nosotros, rebeldía, rencor, rabia, culpa y falta de perdón, entre otras cosas, además de cambiar nuestra comunicación con nuestros padres y el entorno.
En este transito de auto-observación, también te das cuenta que trabajas la psicología asociada a un chakra o a diferentes partes de varios chakras a la vez y que tienen relación en la forma de como eres y ves la vida en ese momento. Esta forma de trabajo con tu psicología asociada a cada chakra te ayuda a equilibrar estos y facilitarles su giro armónico.
Así en este camino hacia adentro y mientras vas trabajando todas estas partes de tu psique con las que te has construido desde niño y que te condicionan, te das cuenta que la vida trata de darte un libre albedrío real, y que son tus condicionantes, por lo vivido o por lo sufrido y tus miedos, los que te hacen tomar decisiones condicionadas y no te dejan establecerte en tu naturaleza verdadera y real, para desde ahí, tomar tus decisiones, libre. De esta forma la vida trae a ti experiencias que te ayudarán a desbloquearte de ti mismo para que seas más natural y sencillo, menos condicionado, mas tú.
Cuando vas pasando por esta liberación comprensiva de ti mismo en la que vas diluyendo una personalidad creada por ti, para acercarte más a tu alma, observas que desarrollas tu silencio interior y que moderas, cambias o silencias tu dialogo racional interno, al mismo tiempo que vas desarrollando una gran sensibilidad y despertando en ti ciertos dones o talentos.
Estos cambios en ti, en tu forma de conocerte y ver tu vida, hacen que poco a poco tu vibración cambie y aumente de forma natural, teniendo más luz en ti.
No quiero decir con esto, que el camino de ir hacia adentro soltando toda la carga, liberándote de apegos, haciendo los sacrificios y renuncias pertinentes y superando las pruebas de fe tan complicadas que se ponen sea fácil, no, al contrario, es como subir una montaña que cada vez tiene más pendiente, en la que no puedes echarte atrás y aunque las paredes sean verticales, tendrás que subir. Es por esto hay que tener o alcanzar, una motivación, una auto-estimulación, un coraje, una valentía y una voluntad inquebrantable de no ceder en el esfuerzo.
En este transito hacia adentro cuando has incrementado tu silencio, y se ha aprendido a sentir las emociones o sensaciones y lidiar con ellas sabiéndolas canalizar correctamente, llegas a un punto en el que se da un primer equilibrio en ti. Tu voluntad, sentir y obrar se armonizan, hay un punto de equilibrio entre tu masculino y tu femenino interno, y es en ese instante cuando alcanzas a oír con claridad la voz de tu esencia o maestro interno. Ese momento llega mucho antes de que hallas terminado de sanar a tu niño interior y mientras aun andas equilibrando a cada rato tu polaridad masculina-femenina que sigues desequilibrando a cada instante, justo antes de pasar por tu primera renuncia en el camino, la de la voluntad.
Es en este momento cuando tu aprendizaje cambia, no necesitas ya tanto de un guía externo, pues comienzas a entrar en tu propia maestría, donde tu riges tus actos y te reeducas desde la voluntad de tu alma, con el sacrificio de la voluntad del ego inferior a tu alma. La vida siempre pone delante de ti lo adecuado en cada transito y sabrás donde tienes que ir o con quien estar en cada instante.
Este transito de vida, es cuando has ido trabajando con la primera conciencia, que yo veo que hay en las personas, establecida en la zona del Hara, ese punto que esta un poco por debajo del ombligo y que tanto cuidan los japoneses. Es en ese lugar donde yo encuentro la conciencia de la Voluntad, es una zona en la cual tienes que equilibrar muchas cosas, entre ellas también la sexualidad y el desarrollo de tu psicología en función de como se desarrolló tu sexualidad.
Bien, es en este transito en el que has trabajado en parte este centro, para que la voluntad desde ese momento en tus acciones o intenciones este alineada con tu ser interno. Posteriormente sigues trabajando toda tu psique asociada a esta zona, y realizando en momentos posteriores futuras renuncias y sacrificios elevándote más en ese camino espiritual en el que ha desembocado tu camino de crecimiento, pero esto ya sucede cuando establecido en ti, en tu alma, empiezas a ir hacia arriba, establecido ya en tus tres conciencias.
Mas adelante, o al mismo tiempo que todo lo anterior, puedes estar trabajando la forma de amar, en tu relación con tu pareja o posibles parejas, o en tu frustración por no tener pareja. Trabajando la forma de comprender el amor. Estar viviendo experiencias de dolor y de amor, de perdidas, de duelos, de más amor, enamoramiento, pasión, sufrimiento, para aprender a amar y a amarte, para desarrollar el amor incondicional y llegar a conocer el amor desde la esencia, así como el amor sin juicio, habiendo cubierto tus carencias afectivas por ti mismo y sabiéndote amar a ti para desde este saber, intentar saber amar a los demás.
En esta etapa estas afianzandote en la segunda conciencia, la conciencia del Amor, la cual esta en tu corazón. Con la consiguiente renuncia de la mente para dejar libre al amor, o más bien a ésta conciencia y los sacrificios, perdida de apegos y libertad a la hora de amar, sin tener que sufrir más por amor. Aquí se lidia mucho con la tendencia de la mente a tener o poseer lo que ama, a necesitarlo, a hacer el amor suyo y muy mental, muy polarizado en pensamientos y deseos. Aprendiendo por el camino del dolor el camino del amor.
Más adelante mientras sigues viviendo la vida, te encuentras trabajando tu psicología con la tercera conciencia, la conciencia de Vida, la cual tiene su asiento en el centro de tus hemisferios cerebrales y tendrás que aprender a ver la vida de otra manera, mientras comprendes muchas cosas de tu forma de ver ésta en función de las experiencias de vida o pruebas a las que te vas enfrentando en tu realidad cotidiana.
Bien, un logro importante al final de este proceso es el alineamiento de estas tres conciencias y obrar en esta forma.
Este desarrollo estable del individuo le ayuda a equilibrar por si mismo sus cuerpos sutiles, sus chakras, y a establecerse desde su sinceridad y sin esfuerzo en un estado superior de conciencia, ademas de poder elevar su kundalini de forma natural.
Así a grandes rasgos os he explicado como yo comprendo el camino de crecimiento.
Suelo guiar a las personas de forma cercana hasta que llegan a estar en si mismas escuchando a su esencia, para luego desde una amistad seguir sabiendo de ellas, pero no siendo ya tan necesario en su vivir.
Suelo acercar las herramientas que tu puedes usar para que con tu esfuerzo vayas pasando por cada una de estas etapas para así, llegar a ti mismo, gracias a ti, mientras te acompaño a ratos en tu caminar.
Hay muchas otras grandes y pequeñas cosas que se van dando en este caminar que es la vida, pero hay que vivírlas, de nada sirve contarlas. La vida se vive y de su experiencia se aprende.

Miguel Angel Miguel Andrés

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: