Carocho

carocho

La meditación activa, el canto de mantras, incienso y la energía de estas pequeñas piedras, hacen que su creación se convierta en reales joyas energéticas.

Me retiro a esta labor en el silencio de mi mente, y hago de mi trabajo un arte beneficioso. El amor y relajación con el que están elaborados estos abalorios, hacen de su energía un auténtico talismán de sanación.

Las piedras que uso para crear pulseras o collares y a veces anillos, las escojo con esmero en puntos de ventas de confianza, donde elije mi alma. Las escojo por su vibración y particularidad de belleza y color. A veces son elejidas por sus defectos, ya que me parecen sumamente hermosas.

Las piedras semipreciosas son una parte del Universo, de Gaia, al igual que nosotros.

Los minerales benefician nuestra vibración, nos curan, nos ayudan en la capacidad de concentración y nos permiten otras potencialidades.

Suelo fotografiarlas en lugares sagrados de la naturaleza y consagrarlas con los elementales, favoreciendo su potencial y enriqueciéndolas de virtudes en un ritual celta.

Desde la antigüedad ,se les atribuyen poderes mágicos y de sanación, guardianes silenciosos de los misterios de los dos mundos.

Cada piedra es guardiana de su propia energía que nosotros reconocemos al escoger esa y no otra para portarla cómo talismán.

Cada una de ellas, por sus colores y vibración se corresponden con un chacra, veremos brevemente su utilidad según el mineral.

Así sabemos que si son de color rojo, nos aportan energía, como la ágata, el jaspe rojo, el granate o el coral.

Las piedras amarillas aportan alegría como el ámbar, el topacio, el cuarzo amarillo y el ojo de tigre.

Las negras transforman las energías negativas en positivas, alejan los miedos como el ónice, la turmalina negra, la obsidiana o el azabache.

Las naranjas portan el equilibrio y nos ayudan a sanar adicciones cómo el tabaco, éstas son, la piedra Luna, el ágata cornalina y el citrino naranja.

Las de color verde, que es el color de la fertilidad y la salud com es el cuarzo verde, el jade, la esmeralda.

El Rosa activa a la Venus de cada mujer encontrado en el ópalo rosa, el cuarzo rosa, la rosa de Francia.

Las azules nos dan paz y armonía y calma la ira. Como el lapislázuli, agua marina o turquesas .

El poder de sanación y regeneración nos lo ofrece las violetas, como la amatista.

Las transparentes siempre son curativas, el diamante, la circonita, el cuarzo blanco, son también canalizadoras .

Los minerales son realmente joyas que la madre tierra nos regala y trabajar con ellas es una enorme bendición.

Carmen Aira Caamaño
https://www.facebook.com/Carocho-359495774181191/?fref=ts

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: