El color de las piedras

minerales

 

Os voy a resumir en unas líneas en qué consiste bajo mi criterio propio el arte de sanar con minerales.

Las piedras minerales son utilizadas desde la antigüedad, contribuyendo a la sanación del cuerpo físico a través del equilibrado, limpieza y energizado del cuerpo sutil.

Esto significa que las emociones negativas y bloqueos de ellas, sentimientos en la misma concordancia y egos en esa línea, generan una patología desembocando en lo que se llama enfermedad. Si nuestros cuerpos sutiles están limpios y equilibrados estando nuestras emociones en armonía, nuestros sentimientos son puros y vibran en amor y nuestros egos son egos buenos fuera del miedo, no cabría enfermedad en ningún caso. Los minerales nos aportan sus beneficios para ayudarnos a sanar desde lo sutil y en profundidad, para ayudar a que nuestro cuerpo físico no enferme.

Cada mineral tiene distintas propiedades, distinta vibración y cada una de ellas es especialmente apropiada para un uso puntual en nosotros. Los colores y el material del que están formados gracias a nuestra madre tierra, son el punto esencial para contribuir en nuestra sanación.

Los colores de las piedras y minerales están asociados terapéuticamente a los puntos energéticos del cuerpo humano llamados Chakras.  A continuación os mostraré un breve resumen del color y el chakra correspondiente que podrá serviros como referencia para la elección correcta del mineral que queráis llevar sobre vuestra piel como desde luego la joya que son.

Negro:

Los minerales que tienen el color negro, están enlazados al chakra de la Tierra, el Raíz. Nos ayudan a transmutar las energías negativas en positivas. Estos minerales nos permiten limpiarnos de energías negativas, al igual que ser ideales para limpiar ambientes, como por ejemplo casas, locales y todo tipo de lugares donde la energía no fluya y se quede estancada. Uno de los minerales más útiles en este sentido es la turmalina negra (chorlo).

Correspondencia física: Ano, recto, colon.

Rojo:

El color rojo es el color del chakra Básico, el Raíz. Así que este color al igual que el negro nos servirá para trabajar sobre este chakra. El color rojo aporta energía por lo que está indicado para fortalecer el cuerpo así como los aspectos emocionales que se quieran reforzar como por ejemplo… (Voluntad, fuerza interior y física). Ellos nos permitirán equilibrar nuestra parte masculina y trabajar sobre ella. Una de las piedras rojas por excelencia es el Jaspe Rojo.

Correspondencia física: Órganos reproductores (ovarios, testículos) y próstata.

Naranja:

Este color se corresponde al chakra Sacro o el chakra Hara. El color naranja posee como el rojo la capacidad de energizar y de equilibrar. Son muy útiles para fortalecer la voluntad en las personas que están dejando una adicción, para fortalecer la creatividad y equilibrar el femenino. Es el chakra de la vida y de la conciencia del ser. La piedra que le va genial a este remolino energético, chakra, es la Cornalina.

Correspondencia física: Abdomen, bazo.

Amarillo:

Corresponde al chakra del Plexo solar el del estómago. El color amarillo es el de la luz solar. Por ello los minerales amarillos y dorados aportan energía y equilibrio, recargando energéticamente la zona en cuestión. Idóneos para fortalecer la seguridad en uno mismo  y la alegría del niño interno. La piedra del Sol es una bella y fantástica piedra para este chakra.

Correspondencia física: Abdomen, intestino.

Verde y Rosa:

Los minerales de color verde trabajan al chakra Corazón. El verde es el color de la fertilidad, de la vida. Aporta capacidad regeneradora en la parte del pecho. Colocados en la tierra de las macetas ayudan al crecimiento y desarrollo de nuestras plantas.

Correspondencia física: Corazón y pulmones.

Los Rosas se corresponden al chakra del Corazón superior. El color rosa es el color del amor y la amistad. Ayudan a transformar cualquier exceso de energía (enfado, ira) en la energía del amor. El más representativo de todos los minerales de color rosa es el cuarzo, rosa, que es la piedra del amor por excelencia.

Correspondencia física: Corazón y pulmones.

Azul:

Se corresponde al chakra de la garganta. El color azul es el color del cielo, de la armonía y la paz interior. Ayuda a calmar estados de excitación, nerviosismo, ira. Por su capacidad de calmar son útiles en cualquier estado de exaltación. Su correspondencia con el chakra de la garganta los convierte en cristales especialmente útiles para verbalizar las cosas que nos cuesta expresar.

Correspondencia física: Garganta, voz, tiroides.

Índigo, violeta y morado:

Estos colores de cristales o gemas se corresponden al chakra del entrecejo (tercer ojo). El color azul oscuro o índigo poseen las mismas propiedades sedantes que las de color azul claro, solo que además ayudan a potenciar la intuición y a despertar el tercer ojo. La visión correcta de la vida. El color violeta es un color muy elevado, por lo que se puede utilizar prácticamente en todas las partes del cuerpo y para casi todos los fines. Tiene la capacidad de limpiar, regenerar y aportar energía. La amatista es uno de los cristales minerales más potentes de la naturaleza, que nos ayuda en cualquier tipo de tratamiento así como en meditación.

Correspondencia física: Cerebro, tercer ojo.

Blanco, Trasparente:

Correspondientes al chakra Coronario superior. El blanco en sí mismo posee todos los colores, lo que significa que vibra en todas las frecuencias de la luz visible. Hay que diferenciar entre cristales blancos y trasparentes, ya que son los cristales trasparentes los que poseen la capacidad de emanar la más pura energía. El máximo exponente de la naturaleza es el cuarzo trasparente, que puede ser utilizado prácticamente para cualquier fin curativo y fluyendo a través de él una elevadísima energía. Además de ser un cuarzo idóneo para ser ritualizado y utilizado para trabajos energéticos y/o de magia.

Correspondencia física: Cerebro.

Y así termina este breve resumen informativo sobre la relación del color de la piedra y nuestros chakras. En próximos artículos os hablaré de una piedra en concreto y de sus propiedades. Comenzaremos por la letra A y así sucesivamente os contaré de la magia de estas preciosidades sacadas de nuestra Madre Tierra. Son joyas naturales sanadoras y merece la pena que en Alma y Luz haya un espacio para ellas.

Autor. Marta Aguilar Rosiña

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: