El Comienzo de un Amor

comienzoamor

 

Muchas veces me han dicho que por ser joven no entiendo al cien por cien lo que es el amor. Lo cierto es que mi anterior relación no salió bien y estaba un poco baja de moral.
Después de estar en casa sin salir largo tiempo sin ganas de ir a divertirme, mi hermano un día, al verme así, me dijo que me espabilara y me arreglara porque me iba con él y sus amigos. Al principio me negué, no me apetecía y mucho menos conocer gente. Pero insistió…
Tengo 15 años así que de vez en cuando debo hacerle caso a mi hermano. Me vestí lo más normal que pude y me fui con él a conocer al que podría ser el amor de mi vida.
David tiene 20 años y es todo un don Juan. Es Dj y trabaja en verano en un bar de copas que solemos ir. Lo conocí allí, en agosto para ser mas exactos. Al principio, no le hablaba, después fuimos manteniendo una relación cordial, nos llevábamos muy bien. David era simpático y agradable. Llegó un momento que nos tratábamos como si nos conociéramos de siempre e hiciera años de nuestra amistad.
Hasta que un día comencé a sentir cosas por él. Me gustaba, me gustaba todo de él. Pero sabía que todavía no estaba preparada para tener de nuevo una relación. No estaba preparada para dejar entrar a alguien en mi vida y en mi corazón. Tenía miedo de ilusionarme y que no saliera bien.
Fueron pasando los días y comencé a ponerme más guapa, comenzaron a aparecer los nervios, los elefantes hambrientos que cruzaban mi estómago cada vez que lo veía. Esperaba siempre impaciente el momento de encontrarme con él.
Un día, allí en aquel local, nos retiramos a un lugar a solas. Él hizo algo que logró vencer la armadura de mi corazón, me hizo sentir única y especial. Se acercó a mí y dejó un delicado beso debajo de mi oreja, siguió y dejó otro en mi mejilla para acabar besando mis labios. Dios, era perfecto.
Pasaron unas semanas y nos habíamos vuelto inseparables, no podíamos pasar el uno sin el otro. No podía estar más feliz. Amaba estar con él, me encantaba. Él era tan delicado, tan dulce, tan cariñoso, que cada vez que estabábamos juntos mi corazón se hinchaba de tal manera que sentía que le iba a explotar. Me sentía bien con él.
Pero de repente todo comenzó a ir mal, tuvimos una discusión que llevó a que cortáramos todo tipo de relación. Volví a sentirme mal. David me hacía sentir cosas que no había vivido anteriormente. Al principio de nuestro distanciamiento, él intentó hablar conmigo pero yo no quería saber nada de él.
Una vez estando en aquel Pub vi como David salía fuera con una amiga mía. Me acerqué, y me encontré con una situación que me llenó de dolor. David y la que decía ser mi amiga se estaban besando.
Con todo mi carácter, me di media vuelta y me fui. No lloro, no, esta vez no. -Él sabrá lo que hace, pensé. Fue él quien lo estropeó todo, no yo. Corrí y fui a donde estuvimos la primera vez que me besó. David, conociéndome fue hacia allí y discutimos. Yo no estaba dispuesta a perdonar aquello.
Pero al los días, él volvió a sorprenderme. Me besó como la primera vez, aquellos tres besos que me dio por vez primera y que tanto recordaba. Lloré. Había nacido un amor, uno de esos puros y bonitos. Yo, no pude rechazarlo.
No se, explicando esto, creo que las personas que me decían que era muy joven para saber lo que era el amor, se equivocan. Pues no he podido conocer un amor más verdadero que el nuestro, estamos madurando juntos y cada día nos queremos más. Ahora de verdad se lo que es estar enamorada.

Coral

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: