El Tercer Chakra, Manipura

manipura

El Tercer Chakra

Manipura, su cuidado, tu responsabilidad

 

El hacernos conscientes de nuestra salud, de cómo repercutimos en tener buena salud, en función de cómo pensamos, las emociones que sentidos, los hábitos que tenemos, nos ayuda a tener más calidad de vida.
A veces no somos conscientes de ciertas partes de nuestra anatomía “sutil”, porque no la vemos, y al no verla, no podemos creer en eso que está ahí, pero de lo que no somos conscientes. Nadie me explico de pequeño, lo que se ahora, nadie me dijo que una sencilla depresión, empieza por una pérdida de valor, con una sencilla autocritica que he aceptado, con una carenmanipura5cia de autoestima que alimenta mi inseguridad, con una sensación que nos creamos de impotencia, frustración, abatimiento.
Pensamiento tras pensamiento, hemos creado en nosotros lo que queremos vivir, si tintamos nuestra realidad de forma realista pero tirando al pesimismo, ahuyentaremos las esperanzas de tener un cambio en nuestras vidas y nos derrotaremos con lo que somos, según nos pensamos. Estos estados emocionales, los creamos por nuestra forma de enfocar y pensar en nuestra realidad, somos responsables del sentimiento o de la emoción que creamos en nosotros con nuestros hábitos de pensamiento.manipura2
Hemos de darnos valor, la mayoría de la sociedad incumple esto, no se da valor, no se sabe dar valor, no se quiere a sí misma y por consiguiente no se sabe cuidar.
Eres responsable de tu salud, tu, no el médico, al médico vas cuando tú no tienes una solución propia para resolver lo que te sucede. Pero el primer responsable de ti mismo eres tú, el primer responsable de saber lo que te ocurre eres tú, y si lo consideras después de leer estas líneas, puedes encontrar el momento para realizar una práctica que te lleve con el tiempo a sentir o visualizar tus chakras, a conocer, como todos tus cuerpos, todos tus órganos, todo tu entramado energético y físico, funciona a la perfección buscando el equilibrio energético entre tú y el medio donde te encuentras.
Lo que no ves, no significa que no exista, significa que tu ignorancia puede tener fin en el momento que busques nuevas respuestas que aporten más realismo a “cómo eres”.
Si la medicina tradicional china, se apoya en la acupuntura desde hace milenios, si la medicina ayurvedica, es utilizada en otros países desde hace milenios, y siguen en uso, y estas medicinas no descartan la parte energética del cuerpo, en el tratamiento de los traumas que ocasionan las enfermedades, es hora de que la medicina tradicional occidental con todos sus avances, realice una fusión con otras medicinas aprobadas en otros países, para que pueda tener mayor claridad a la hora de sanar y no digo paliar las enfermedades.
Tu puedes encontrar en ti tus chakras, yo use la relajación y el tiempo para llegar a ser sensible y ser consciente de mi cuerpo energético, de lo que no se ve, de lo que no te cuentan, de lo que es difícil de creer, pero como dicen los gallegos, aunque no creas, haberlas hailas.
Manipura es el nombre que recibe el tercer chakra, significa “gema brillante”, su color va del amarillo al dorado. Su elemento correspondiente es el fuego, el sentido que rige, la vista, su símbolo, un loto de diez pétalos, su principio básico, la configuración del ser, las correspondencias corporales son, la parte inferior de la espalda, cavidad abdominal, sistema digestivo, estomago, hígado, bazo, vesícula biliar, sistema nervioso vegetativo, la glándula correspondiente es el páncreas.manipura6
Podríamos decir que un chakra es una espiral energética con un tono, ritmo, vibración, sonido, color y forma, y que tiene unos sentidos de giro y una velocidad determinada. Podríamos decir que en nuestro cuerpo físico hallamos siete chakras mayores, veintiún chakras menores y numerosos nadis. De estos siete chakras mayores, cinco están ubicados en nuestra columna vertebral, otro en el centro de los hemisferios cerebrales y el séptimo en la coronilla, sobre la cabeza.
Hoy quiero dialogar un rato con vosotros acerca del tercer chakra, situado en la columna vertebral a la altura del plexo solar o de la boca del estómago, donde finaliza el esternón. Es a esta altura en nuestra columna vertebral, donde se ubica el centro de este chakra, y desde este lugar salen dos espirales a modo de remolinos energéticos, una hacia delante de nuestro torso y otra hacia atrás de nuestra espalda, con diferentes sentidos de giro.manipura8
Estas espirales energéticas están moviéndose de tal modo que buscan hallar un equilibrio energético entre el entorno que nos rodea y nuestra respuesta al medio, depurando las energías que vamos creando en nosotros y las que podemos o no tomar de ese entorno, así como las que compartimos o liberamos de nosotros al entorno.
Todos los chakras funcionan juntos para alcanzar un equilibrio común en nuestro cuerpo, pero nuestra psicología, nuestra forma de interpretar la realidad o ver en cada momento los hechos que vivimos influye y condiciona el sentido de giro del chakra, su bloqueo o su forma de depurar la energía que va recibiendo.
Si nos sentamos en relajación, o en meditación y nos predisponemos a sentir nuestro cuerpo, al decirnos mentalmente la frase: “yo creo en mi”, podemos sentir que el centro de este chakra, en la vértebra de la columna donde se ubica, resuena con esta frase, se siente allí justamente esta sencilla frase, “yo creo en mi”, y el centro se equilibra en la sinceridad de vivir y sentir esta frase. Y es que para el hombre ordinario el chakra tercero es el asiento de la personalidad.manipura3
Si hemos conseguido hacernos conscientes de sentir el chakra y esta frase en nuestro cuerpo, y la respuesta que tiene nuestro cuerpo al sentir y creer en esta frase, podemos automáticamente empezar a investigar que supone dudar de uno mismo, cuestionarse, autocriticarse, valorarse, juzgarse.
Si seguimos en este estado contemplativo de relajación o meditación donde estamos sintiendo nuestro cuerpo y nos pronunciamos sencillos juicios de valor, autocriticas o dudamos de nuestra capacidad para hacer algo, etc, podremos sentir como nos afectamos emocionalmente y como cambia de velocidad o varia de forma la espiral o fascia delantera o trasera asociada a este chakra.
De este modo podemos estudiar en esa actitud de sentirnos, como afectan a la fascia delantera, a la espiral frontal del chakra, todas aquellas frases, pensamientos o verbalizaciones que estén asociadas de algún modo con la siguiente frase: “me acepto como soy” y de igual modo podemos valorar como se mueve, gira o cambia de forma la espiral o fascia posterior de este chakra con los pensamientos o frases asociadas a la frase: “me quiero a mi mismo” o “se cuidar de mí”.
Podríamos considerar que los juicios de uno mismo en los que dudo de mí, afectan a mi autoestima y creo emociones de tristeza, variando la velocidad de giro del chakra y afectando a mi relación energética con el entorno.manipura7
Si nos centramos únicamente en el estudio de estas tres frases podemos ya reflexionar bastante acerca de cómo influenciamos con nuestra forma de ser el sentido de giro, el equilibrio o la actividad de este centro tan importante que regula la entrada de alimentos al estómago, el sistema inmune y la creación de glóbulos blancos en el bazo, los músculos, el páncreas, la digestión, el hígado, la vesícula biliar, las glándulas suprarrenales, etc.
“Aceptarme a mí mismo”, esta frase es tremenda ya que muchos de nosotros podemos no saber entender o aceptar la connotación del significado de la palabra aceptar. Tenemos una imagen mental de cómo somos, y aceptar primeramente esa imagen mental de nosotros se podría decir que es aceptarme a mí mismo. Es aceptar mi personalidad, el cómo me defino de forma más o menos consciente.
Todo juicio de valor positivo sobre esta imagen que tengo de mí, potencia mi autoestima, y hace que varíe mi respuesta emocional y mental a mi entorno, podemos comprobar que despertamos nuestra alegría y que la liberación de insulina del páncreas varia, que la captación de azucares naturales en las frutas o artificiales varía en función de nuestro estado anímico, podemos ver como varia nuestra ingesta de líquidos, como aumenta o se regula nuestro apetito, etc, y todo ello solo por el simple hecho de decirnos cosas agradables de nosotros.manipura10
Ahora bien, no aceptarse tal cual uno es, no es solo decirnos lo increíbles que somos adulándonos y acicalándonos sintiéndonos bien, es también decirnos lo que no nos gusta, ponernos defectos, crear juicios de valor negativos donde no podemos hacer cosas porque no estamos capacitados, etc. Estos juicios que decrementan nuestro valor, decrementan nuestra autoestima, y afectan a nuestro estado anímico, creando emociones de tristeza, las cuales de mantenerse la nueva forma en la que pensamos de nosotros y decidimos aceptar, se mantendrán, pudiéndose convertir en una depresión por la repetición cíclica de los mismos juicios de valor. Si sucede esto en nosotros, observaremos como incrementamos el consumo de dulces, reducimos la ingesta de líquidos, cerramos la boca del estómago y perdemos apetito y la estimulación del páncreas varia, cambiando nuestra digestión y desacelerando el proceso digestivo.manipura11
Sin ya tener que creer en un chakra o no, solo el hecho de juzgarnos a nosotros, repercute en variar nuestra emocionalidad y cambiar nuestra forma de alimentarnos.
Si, la alegría y la tristeza están asociadas al plexo solar, al tercer chakra, siendo dos extremos de una medida, mientras que el centro del chakra se equilibra en el gozo, en sentir el gozo de manera estable en ti mismo, al creer y aceptar quien eres.
Como podéis ver si me estáis siguiendo, estoy estableciendo que la psicología asociada a este tercer chakra es muy sencilla de estudiar, hay una frase que equilibra el centro del chakra: “yo creo en mi”, hay un sentir que también equilibra el centro de este chakra, el gozo, y hay dos frases que regulan el correcto funcionamiento de las fascias delantera y posterior, “me acepto como soy” para la delantera y “me quiero a mi mismo” o “se cuidar de mí” para la fascia posterior.
Hemos estado dialogando acerca de la frase: “me acepto como soy”, ahora podemos ver también un poco por encima la frase que se corresponde con la fascia posterior: “me quiero a mi mismo” o “se cuidar de mí”.manipura9
Quererse a uno mismo es diferente a amarse a uno mismo, la frase “me quiero a mi mismo”, procede desde el saberse cuidar, saberse querer, saberse dar lo necesario para estar bien, saberse satisfacer sus necesidades básicas, ocuparse de uno mismo, no ser dependiente de un cuidado por falta de saber cuidar de nosotros. Todo pensamiento, juicio o autocritica, o decisión que tomemos que vaya en contra de esta actitud de “cuidar de nosotros mismos” o de “sabernos querer”, condiciona que la espiral o fascia posterior se contraiga y afecte al equilibrio del chakra, pudiéndose llegar a bloquear si tenemos una ausencia de cuidados o si pensamos muy mal de nosotros, si valoramos suicidarnos, si nos negamos a vivir, si nos abandonamos y nos hacemos incapaces de cuidar de nosotros.
Este cierre de esta fascia, bloqueo o desequilibrio, afecta igual que lo explicado para la fascia delantera, estamos creando emociones bajas o negativas y sufrimos por ellas. Condicionando la salud de nuestro organismo.
El páncreas desempeña un papel decisivo en el procesamiento y digestión del alimento. Produce la hormona insulina, que es importante para el equilibrio del azúcar en sangre y para el metabolismo de los hidratos de carbono. Las enzimas segregadas por el páncreas son importantes para el metabolismo de las grasas y las proteínas.
Cuando el tercer chakra tiene un marcado acento unilateral y una disfunción, te gustaría influir en todo según tu sentido, controlar tanto tu mundo interior como tu mundo exterior, ejercer poder y conquistar. Pero te encuentras impulsado por una intranquilidad e insatisfacción interiores.
Cuando existe un funcionamiento deficiente del tercer chakra te sientes con frecuencia derrotado y sin ánimo. Ves por todas partes obstáculos que se oponen al cumplimiento de tus deseos.manipura4
En diferentes textos podéis hallar información asociada a este chakra, en cuanto a las silabas a entonar que favorecen su limpieza y equilibrio, la música, el sonido y los aromas adecuados para favorecer lo mismo, y otras muchas cosas que pueden ser de vuestro interés o no. Hay terapias de armonización, equilibrado y limpieza de traumas en los chakras, pero lo que más adecúa su correcto funcionamiento es el cómo seamos nosotros mismos y que decisiones tomamos en nuestro vivir.
Como podéis constatar estudiando las raíces de vuestra personalidad, el cómo sois ahora procede de la psicología que habéis ido formando o estructurando en vosotros desde la niñez. Esta forma de ser que tenemos gestiona nuestra respuesta al medio y el equilibrio interno y externo. Dejo aquí este pequeño estudio de la psicología del tercer chakra, ofreciéndoos las frases, básicas desde las cuales comenzar a desentrañar la forma en la que afectáis a este chakra, a vuestra vida, a vuestra salud y a vuestro entorno por las decisiones que tomáis en función de cómo sois.

“Me acepto como soy”
“Me quiero a mi mismo”
“Creo en mi”

Miguel Angel Miguel Andrés

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: