¿Has despertado hoy?

hoo1

Lo siento, por favor, perdóname, te amo, gracias.

 

Ho’oponopono. [Hacer lo correcto, corregir un error.] Antiguo método hawaiano.

Este ritual de sanación fue inventado por los hawaianos con la intención de sanar las relaciones familiares. Empezó siendo exclusivo para este fin. Subsanar los problemas reuniéndose la familia al completo y hablar de lo que estaba ocurriendo y arreglarlo desde el amor incondicional.

Con estas palabras mágicas lo siento, por favor, perdóname, te amo, gracias, hacían sus limpiezas desde lo más profundo de su ser, el perdón los llevaba al entendimiento. Con el paso de los años, la doctora Morrnah Simeona puso en práctica estas palabras sanadoras, para que las personas pudieran también sanarse individualmente. Es decir actualizo este sistema, para que la gente viese que sanándose a sí mismo sanaban a los demás. Que repitiendo constantemente estas palabras en todo y para todo, no solo sanaba el que lo hacía si no con el que pudiera tener o haber tenido algún problema. Es decir este trabajo de limpieza interior sana tus creencias erróneas o programas, porque lo que ves tú en otro que no te gusta, cuando lo limpias en ti lo limpias en la otra persona. Sin pretender cambiar a nadie, tú haces tú limpieza haciéndote 100% responsable de lo que pasa en tu vida, es cosa tuya, algo que en algún momento creaste tú. ¿Inconscientemente? Seguro, pero me parece que a estas alturas ya sabemos que el pensamiento es creativo, aunque aún nos cueste aceptarlo, porque sigue siendo mejor echar las culpas a otros.

Ho’oponopono es, cuando tú te haces responsable de lo que pasa en tu vida reconociendo así tus pensamientos creativos, es cuando tu mente a través del perdón empieza a sintonizar con la verdad, que no es otra que reconocer nuestros errores. Es cuando la limpieza espiritual empieza a hacer sus efectos. El perdón y la Gratitud, es lo que necesita el Alma, el cuerpo y la mente, para su limpieza, para que todo empiece a estar en sintonía. Con estas cuatro frases, lo siento, por favor, perdóname, te amo, gracias, haces desaparecer el problema desde la raíz.
Sanándote tú, las críticas y juicios que nos empeñamos en hacernos a nosotros mismos y a los demás se limpian, porque estas reconociendo tu parte de responsabilidad con todo. A esto el escritor Joe Vitale, reconocido por sus exitosos libros como Cero Limites, o El Poder de la atracción, entre muchos que ha escrito, lo llamaría (el estado cero) donde hay cero limites, donde empiezas de nuevo… Lo extraordinario de esta técnica además, es que puedes limpiarte tú o a alguien por adelantado. También un lugar, reunión, o entrevista, examen, etc. Interiorizando o meditando, pides a la divinidad, energía o como tú quieras llamarlo, y pides que si hay algo que limpiar, que sea perdonado ahora desde la raíz y para siempre, y decir las palabras sanadoras con esa intención…hoopo

La doctora Morrnah Simeona decía que las elecciones o intenciones, son una limitación que podemos apelar a esta energía que conoce nuestro plano personal, para sanar todos esos pensamientos y recuerdos que nos impiden avanzar en este momento. Esta doctora tuvo un discípulo muy especial, como también el doctor Hew Len, el cual al principio de aprender con esta gran doctora, cada vez que entraba a un seminario de ella, tenía que marcharse. Él pensaba que esta doctora estaba loca, que lo que explicaba no era normal, no le gustaba lo que decía. ¿Por qué? No siempre es así, pero el que no se quedara tenía una explicación muy sencilla, porque le era imposible reconocer que lo que ella explicaba lo tuviera que aplicar en él. No quería ese despertar tan directo y sencillo a su vez. Reconocer esto era empezar su despertar, real y espiritual, y no habría marcha atrás.

¿Con este sistema, puedo sanarme yo y ayudar a otros? Hasta que un día se quedó, y quedó tan maravillado de esta técnica, que él fue el encargado de divulgar esta sabiduría y traerla hasta nuestra sociedad. Él ha sido el que explicando sus experiencias personales con Ho’oponopono, nos da la clave, para que sepamos hasta donde podemos llegar aplicando esta sabiduría, no hay límites. El Doctor Len creía que al pedir perdón despejamos el camino, para que la sanación (nuestra y la de los demás) se manifieste. Lo que bloquea nuestro bienestar es la falta de Amor. El perdón abre la puerta para permitir que entre de nuevo.

La Doctora Morrnah señalaba el propósito del dón de la vida, limpia, borra, borra y encuentra tu propio paraíso ¿dónde? Dentro de ti mismo, esto sería volver al cero, cero límites. Volver al cero o cero limites, significa que cuando te has limpiado y borrado programas mentales y creencias destructivas para ti, cuando todo esto está limpio de toda la suciedad acumulada, muy cuidadosamente dentro de nosotros, justo ahí, estas en cero límites. ¿Por qué? Porque es entonces cuando la mente está limpia y los programas (creencias) están borrados, en ese momento estas en el todo y en el nada. En el todo, porque ahí puedes tener una comunicación perfecta con todo, con el universo, con energías, con lo que quieras, estás limpio. ¿En nada? Estas tan vacío que es tu oportunidad de llenarte de todo lo bueno, lo divino, lo perfecto, etc. Esta gran técnica de sanación, te hace reconocer que los demás no tienen la culpa bueno o no tan bueno de lo que está pasando en tu vida, es una consecuencia tuya, aunque insistamos siempre en culpar a los demás. Es más fácil, nos da esa seguridad y esa debilidad. Porque si la culpa la tienen los otros, ni me preocupo de saber por qué me lo están haciendo. ¿No te doy pena? Y a la otra frase, la débil, pobre de mí, siempre me pasa todo a mí, y siempre se meten conmigo son las frases mártir, perfecto la culpa nunca la tengo yo, ja. Como cuesta reconocer que me equivoco yo, que me perjudico yo, que me doy pena yo… Vale, estamos de acuerdo que hemos pasado por infinidad de problemas todos, todos, no se salva nadie. No nos gusta la actitud de nuestros padres, de nuestros vecinos, de la tele, políticos… vale, hemos cogido todas esas creencias y las hemos engullido como si fuese puré, y se las hemos pasado a nuestros hijos, si, y tanto, ninguno somos santos, no nos gusta la actitud de nuestros padres pero repetimos como burros. En nuestra familia gracias a Dios están los Maestros, en padres, hermanos, hijos, gracias a ellos aprendes o deberías, porque lo que no te gusta puedes cambiarlo en ti… Para sanarse a uno mismo, primero debe reconocer esto, no puedes ni debes intentar cambiar a nadie. Sin intentar que los demás cambien. Aceptando tu parte de responsabilidad también en el sufrimiento y dolor de otros, tú también haces o has hecho mucho daño, pero sobre todo antes de culparte o culpar a alguien hazte responsable de tu implicación con el todo, no te eches la culpa, solo hazte responsable. Somos uno con el todo, individuales para experimentar los errores que hemos cometido cada uno, de pensamiento, palabra y obra, con el todo, porque todos los pensamientos juntos, todas las palabras mal dichas y mal intencionadas, y todas las acciones que hemos cometido (obra) juntos, hemos permitido inconscientemente que ocurrieran. Y nos preguntamos ahora porque están pasando tantas barbaridades en el mundo. Hemos dejado que ocurran todas las desgracias del mundo, impasivos, mirando para otro lado. Lo hemos destrozado todo, de pensamiento -palabra- y obra, todo esto es creador, estas tres cosas que parecen inofensivas, cuando están mal utilizadas. Habíamos oído que el pensamiento es creativo, que va creando poco a poco, si constantemente piensas en algo o con algo en concreto lo creas, no me digas que es la primera vez que lo lees, o que no lo habías escuchado nunca. Lo que pasa que no nos interesaba despertar, dormido sin enterarte es mucho mejor, claro, porque cuando te despiertas tienes que limpiar, reconocer y admitir muchas cosas que no querías. Cuando empiezas a despertar ya no hay marcha atrás, ya no puedes volver a dormirte, ahora ya eres consciente, aunque quisieras, no puedes. Tu despertar significa empezar a reconocer lo que eres, como eres y lo que realmente quieres ser. Eso es despertar, tu parte de responsabilidad con todo. El despertar es cambiar algo de tu vida que no te guste nada, así es como empezamos, consciente o inconscientemente, pero algo queremos cambiar, es un buen comienzo. Ya sea actitud o la de alguien, o tu trabajo, sabes que quieres cambiar algo. Empiezas a leer, a informarte o apuntarte a cursos, Reiki, crecimiento personal etc. Ahí ya empieza tu despertar aunque no eres todavía consciente. Luego quieres que funcione lo que hayas hecho, y rápido, que quiero cambiar algo y tengo prisa. Cuando esa prisa y esas ganas de enseñarles a todos lo que tú sabes y lo que tú has aprendido, no funciona, hay madre, ya está liada. Que te pensabas, ahora sabes que hay un ego, que antes de despertar no sabías que existía. Y lo primero que hacemos con nuestro ego bien grande, es ir a enseñarles a los demás que bien va lo que hemos aprendido y pedir que lo practiquen o que lo lean. Prisas no, por favor, cada cosa y cada persona, a su tiempo, gracias. Si no, os llevareis la primera decepción, la gente no quiere despertar y menos a la fuerza. Así que después de insistir un tiempo y aunque nosotros nos vaya bien esa enseñanza, queremos abandonar, porque el ego te dice que no funciona. Pero ya no puedes volver a dormirte, ahora tu vida se empieza a mover. Habrán personas que irán distanciándose de ti, aunque tú no entiendas porque, la razón, tu estas despierto, tú ya tienes un compromiso y una responsabilidad contigo mismo, y con los demás… ¿ENTENDIDO? Claro que funciona, pero el compromiso mayor es con uno mismo, empieza por ti, cúrate tú, obsérvate, mímate, amate, tu estas aquí por una razón por un compromiso único tuyo, ya veremos cómo ayudamos a nuestros amigos y familiares, si tú no te amas y respetas no podrás amar de verdad a nadie, no sería real…

El sistema hawaiano de Ho’oponopono, te ofrece un medio, para liberar la energía de esos pensamientos dolorosos, errores y creencias, que son los que causan el desequilibrio y la enfermedad. Ho’oponopono es un proceso para resolver los problemas, que debes hacer exclusivamente dentro de ti… Pensamientos individuales y colectivos negativos son igual a destrucción, pensamientos individuales y colectivos positivos, son igual a bienestar y amor… Esta técnica llegada a Hawaii, además encierra mucho más significado y encanto imaginable. Hawaii es una isla situada en el “mar pacífico” su situación ya es perfecta, ¿no crees? En un mar que su nombre ya inspira relajarse y crear cosas buenas, maravilloso. Con solo pronunciar Hawaii puedes purificar lugares o programas pasados. HA- significa inspiración, WAI- significa agua de vida, I- hace referencia a la divinidad. Hawaii es la inspiración divina. Su saludo, aloha, también aporta conocimiento. Aloha, además de un saludo, significa que reconoces lo bueno y noble de la otra persona, la perfección en los demás… Os pongo un ejemplo por el cual yo me puse en marcha aquí y ahora. En el libro de Hoóponopono de MªCarmen Martínez, hay un apartado que se refiere, en como una profesora lleva este método a las clases, con sus alumnos, esto es lo bueno, que lo puedes utilizar en todo y para
todo. Coger tu parte de responsabilidad cuando tienes personas a tu cargo, es una manera de comprobar su efectividad y demostrarte que puedes y que es real, que funciona. Todo poder lleva su parte de responsabilidad.

Lo siento, por favor, perdóname, te amo, gracias, son palabras que en su contenido, lleva a que tu mente, se disperse del dolor o el problema. Prueba en repetirlas varias veces en alguna situación incómoda. En el colegio cuando un alumno está incomodando la clase y tú te estas poniendo de los nervios, respira hondo, saca al alumno en concreto y pregúntate, ¿qué está ocurriendo en mí, que se está manifestando en él? O ¿qué está pasando en mí que…? Esta es la manera de responsabilizarte de lo que ocurre sin sentir culpa y sin tener que echársela a otro. De esta manera sin chillar y sin increpar a nadie, entras en otro estado, cuando te dices las frases a ti mismo o dices lo siento, hoy no tenemos un buen día, pregúntate que ocurre en ti que el otro con actitud, no tenga opción a subirse o pasarse, si no que al ver esa actitud en ti, él también coja su parte de responsabilidad. Sin críticas, ni juicios o miedos, poder tener mejores relaciones. Como en esto en todo, las frases se dicen en todas las situaciones molestas, antiguas o actuales, y en todo, para el amor, la prosperidad. Debes ser constante con las frases, y pensar que es una gran responsabilidad, y que todo lo que ocurra, te guste o no, bueno o regular es o ha sido un pensamiento tuyo, un pensamiento repetido hoopo2constantemente, pero que ahora tienes otras herramientas para poder solventarlo.

Con esta limpieza espiritual te haces tan consciente, que te sorprenderás a ti mismo reconociendo que lo que no te gusta de tu vecino te pertenece a ti, pero es lo mejor que te puede pasar, así podrás limpiarlo hasta que sin darte cuenta desaparecerá. Date cuenta ahora de lo que no quieres, y teniendo clara tu intención, elije ahora y ve a por lo que si quieres…

Si aquí y ahora has despertado…

Maribel Martos.
Psicoterapeuta Emocional

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: