La Búsqueda de un Sueño

la busqueda de un sueño

Muy buenas, ¿qué tal estas?

En ocasiones nos ilusionamos con hacer realidad un sueño y nos volcamos en él, depositamos todo lo que somos en crear nuestra idea, en darle forma, en realizarnos en aquello que queremos crear.

Son momentos inciertos en los que la valoración de la realidad de los hechos te puede crear inseguridad y hacerte desconfiar de ti mismo y de tu propósito. Desconfiar cuando éstos, los objetivos alcanzados, no se acompañan con resultados satisfactorios que te motiven a continuar con el mismo tesón, sin desfallecer.

A veces es nuestra perspectiva lo que nos desilusiona, tal vez todo consista en reconsiderar el foco desde el cual contemplas los resultados y ver lo alcanzado hasta ahora gracias a tu esfuerzo. A veces, solo es dejar de mirar hacia la meta para ver el camino que has realizado y hacerte consciente de donde estás, valorándote por ello, permitiendo que te llenes de un orgullo sano que te permita auto-motivarte, gracias a sentir la satisfacción de lo conseguido.

No te descorazones si al hacer posible algo idealizado, te encuentras que no tienes resultados medibles, no te desilusiones si no consigues objetivos que te animen a seguir. No te desanimes compañero. En absoluto, sigue dando lo mejor de ti mismo, esfuérzate más en cada instante, sin importar el resultado, solo satisfacete en que das lo mejor de ti, y no te juzgues en la valoración de lo que consigas. Recuerda esa frase “da lo mejor de ti mismo en cada instante”.

Llenate con el sentir de que haces bien las cosas, sin importar lo que ocurra, pero no dejes de poner unas chispas de confianza en que alcanzarás algo, esa chispa que nace de creer en ti mismo. No pierdas ilusión, pero no caigas en una irrealidad que te haga valorar mal los resultados alcanzados para poder matizar pequeñas cosas que te pueden hacer prosperar.

No te olvides de la critica, constructiva o no. Todo esta en como tu la enfoques o la des cabida en ti. ¿La critica? Si, claro, durante esos instantes previos, en los que estás dando forma a un sueño, momentos en que lo haces realidad, puedes encontrarte con tus amistades y extraños que te preguntan por cómo te va y al explicarles la realidad de los resultados, los cuales no se acompañan con tu ilusión y tu esfuerzo, dan pie a la valoración critica de aquellas personas cercanas, que se permiten decirte lo que piensan o en su silencio, no te demuestran su confianza en ti.

Es entonces cuando te pueden hacer dudar de ti mismo, te pueden levantar los muros que siempre te pusieron delante cuando emprendías algo nuevo, es ahora te demuestras a ti mismo, sin ningún resultado aparente, que tienes una fe ciega en ti mismo, una seguridad que no se pone a prueba en los resultados, si no que se retroalimenta por si sola, al tú, creer en ti, creer en tu valor propio, valor no medible en la realidad que vives, si no en la existencia que eres.

Es, cuando sin dejar de oírles, sin dejar de escuchar sus argumentaciones, eliges no frenar, si no continuar, pero no por demostrarles que están equivocados, ni por demostrarles a los que nunca creyeron en ti, que estas capacitado y tu puedes y vales. No querido amigo, de este modo no, tu debieras haber tenido que superar esto mucho antes o estarás confundido por tus propios temores, los cuales, ellos, las personas de tu entorno, solo te los están mostrando  para que tu los superes y creas en ti.

Es cuando te sientes, te sabes, cuando no hay miedos y conoces de lo que eres capaz, es ahora cuando das otro paso, mientras sientes el gran vendaval, la ventisca que te frenaba  y notas que arrecia ante tu voluntad de continuar.

Es entonces cuando creas, justo cuando tu voluntad decide querer crear, ahí, tu sueño cobra forma, se concretiza. Ahí aparece tu fe, fe en ti mismo, ausente de temor alguno, sin dudas, sin comprobaciones, haces y sucede por si solo, creas, si, creas tu sueño. Ahí ha muerto la duda y el sueño deja de ser sueño para ser realidad. Nace, ahí creas con tu magia la realidad de tu vivir y surge en ti una sonrisa, como un sol resplandeciente, como quien enciende una hoguera por primera vez y sonríe al ver el fuego que ha creado, para después alimentarlo continuamente para que siga ardiendo.

Nunca te rindas buscador, da un paso más, luego otro, contempla los hechos reales como lo que son, solo hechos, observa las señales que te van llegando. No te llenes de tu ilusión por realizar tu idea, auto-engañándote, siempre, permítete cambiar algo en función de la experiencia alcanzada y del análisis objetivo y metódico de los resultados. Aceptación, adaptación y cambio, recuerda estas tres palabras y se consecuente para cambiar algo que te haga mejorar lo que haces de forma que el proceso sea mas sencillo, sin coste, sin esfuerzo, y esto, te haga tener mejores resultados, o mayores espectativas, o alcanzar resultados concretos, resultados que te hagan sentir mejor.

Resultados que al conseguirlos, no deformen tu alegría trasmutandola en euforia, y te dispersen del objetivo real, el cual sólo es tu esfuerzo diario, tu tesón, tu constancia, un paso más.

Tu fortaleza esta en el camino, no en la valoración de lo alcanzado, tu valía esta en cada paso, sin importar cuanto avanzaste o lo que conseguiste, tu valía no está en el juicio de ti mismo ante tu obra, tu valía esta en el reposo entre cada paso, sin importar cuanto te detuviste para tomar fuerzas para poder continuar, está en saber medir tus fuerzas, en tu propio respeto, en tu saber estar contigo en tu soledad, ahí esta tu valía.

Mi buen amigo, mi gran amiga, a veces creamos un sueño, lo damos forma, lo vestimos, y ponemos todo de nuestra parte para hacerlo realidad, sin dudar, con esa fe ciega en nosotros mismos que nos arrastra a realizar lo imposible. Crear una realidad, crear algo propio.

Si, es posible, tu lo haces posible.

Hace un tiempo, escribí mi primer libro, en él, al final del mismo, dedicado a todos mis alumnos de los grupos de crecimiento y a todos mis lectores de dicho libro, les deje un poema, a modo de enigma. Poema, en el que les explicaba el proceso de la magia visto desde el mecanicismo mental, de tal modo que todo lector al practicar lo escrito en el libro debería encontrar la llave en si mismo para estar capacitado para desentrañar su misterio.

La magia es crear, es cuando en el mundo mental de las ideas, llevamos estas a la forma y las concretamos en la materia, visto de este modo es cuando estamos realizando magia. Concretamos lo que pensamos en la materia.

Cuando decidimos ir a la panadería para comprar una barra de pan, muchos no saben que están haciendo magia, que la realizan a todas horas, desconocen como viven esa sencilla pauta de comprar el pan y a ratos buscan en lo desconocido, en lo esoterico, en lugar de mirar en si mismos para analizar el mecanicismo mental del sencillo proceso de “comprar una barra de pan”.

Así pues ese mismo poema, en aquel bello libro, incluía en su seno el proceso del mecanicismo mental que usa la psique para crear algo o hacer magia.

Sin más palabras que llevar a vosotros en éste momento, os dejo aquí, debajo de estas aciagas lineas llenas de letras, dicho verso. Un reto para que los más avispados, los intrépidos, los curiosos, aquellos buscadores que han estudiado el comportamiento de su mente, esas personas que han realizado su propia gnosis y que comprenden su mecanicismo mental.

Estos tal vez, si no llegaron ya, tal vez puedan ir un poco más lejos, y poder tal vez comprender a los chamanes americanos o a los sacerdotes de ciertas religiones orientales, cuando en el poema que leen, puedan elaborar su magia descubriendo el proceso de creación que se da en él.

Creación alcanzada en siete u once pasos, en función de la agudeza del estudiante, mientras desentraña su propio mecanicismo mental al leer estas lineas, haciendo realidad un sueño o decidiendo ir a comprar el pan, su pan.

MAGIA o MENTE

Si algo has de hacer,
has de convenir,
la forma mejorar,
luego decidir,
la energía moverás,
sin esfuerzo tu lo harás,
mas si resistencia encuentras tu lo reconsiderarás,
luego re-emprenderás,
tu voluntad te ayudará,
lo mas sencillo gustará,
el menor esfuerzo vibrará,
lo necesario aparecerá,
confiar deberás,
mantener el impulso es confiar,
no dudar es de agradecer,
y ahora comprenderás lo que en realidad conseguirás,
si estas seguro de lo querido,
tu un paso adelante darás y no habrá vuelta atrás,
mas si al contemplar descubres la maldad,
mas te vale dejar de caminar y no desear,
pues en tu camino hallaras aquello que lamentaras y la lección aprenderás..
no te olvides de agradecer por obtener aquello que has de llevar.

Autor: Miguel Angel Miguel Andrés

Pseudónimo: Miguel Ucero

Suscripción Anual

(Suscribeté y recibirás en tu mail los contenidos de nuestra web)

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: