La Lavanda

lavanda

La Lavanda es unos de mis aceites esenciales preferidos, el color de su flor me parece bellísimo y tiene propiedades extraordinarias.

La lavanda como buen regalo de la Madre Tierra, nos aporta un sinfín de propiedades. Estas son, calmantes, sedantes, cicatrizantes, y muchas más. Así que para tratamientos de ansiedad, insomnio, taquicardias y migrañas, esta planta es realmente excelente.

También es antiséptica y si se utiliza como tónico digestivo ya que nos ayuda a expulsar los gases.

La lavanda es excelente para tratar dolores reumáticos, infecciones de la piel, heridas y picaduras de insectos, podemos utilizarla en compresas y baños siendo una manera fácil y sencilla de beneficiarse de ella. Unas gotas de este aceite esencial en el agua de baño y diluido en aceite de almendras para masaje, será una deliciosa forma de combatir el malestar y dolor.

Se aconseja no utilizarlo en niños menores de 6 años, (personalmente la he utilizado con mis hijos cuando eran menores de esta edad con unas gotas en su almohada para aquellas noches que están un poco más nerviosos de lo normal o tienen algún malestar, les ha ido fenomenal, pero siempre ha sido con la máxima precaución y bajo mi total responsabilidad), a embarazadas o en personas con trastornos gastrointestinales tampoco se le aconseja su utilización.

Esta planta y su esencia tiene diversas formas de preparación y utilización, como bien expliqué anteriormente.

-Sus flores secas en infusiones relax.

-Su aceite esencial para utilizar en agua de baño o diluido en una base de aceite vegetal para masajes.

-En alcohol para friccionar cualquier zona con dolor.

Las plantas y las flores son nuestros aliados y nos ayudan extraordinariamente a mantenernos saludables. Gracias a la Madre Tierra.

Marta Aguilar Rosiña

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: