La Misma Luz

poema

Entre sombras se perdía, mientras la luz lo arropaba.
Nunca subió la vista al verdadero horizonte del alma.
Se mantenía en su temor y más oscuridad palpaba.
Aun así, la luz lo arropaba…
No supo, no pudo, no se concedió la duda.
La luz se marchó.
Y cuando se sintió en lo oscuro, entre sombras y perdido.
Subió la vista hasta alcanzar al alma…
Desde allí todo se iluminó, viendo una verdad amarga,
ya no estaba aquella luz
aun así, aquella luz lo arropaba…
Y decidió recorrer el camino del alma
No escatimó en esfuerzos, pues no quería perder a su amada…
Ella, lo esperaba…sabía…
Que algún día él despertaría ante la convicción de que por fin su alma compañera era aquella luz que lo arropaba…
Y por fin se unieron.
Como el más romántico momento de amor eterno
Él le preguntó…
¿Quieres ser mi novia?
Y con un abrazo y un beso de amor, consagraron el momento, dando gracias a Dios por aquel re-encuentro…
Ahora, los dos se arropan
Siendo la misma luz y una sola alma…

Marta Aguilar Rosiña

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: