¿Qué es el Crecimiento Interior?

crecimiento¿Por donde empezamos?

Una persona que quiere aprender a jugar al fútbol, o que quiere aprender a planchar, o que quiere aprender a realizar algo, lo que suele hacer es buscar cómo hacerlo o encontrar a alguien que le muestre o le explique como hacerlo. Luego entiende como se juega o como se hace, como funciona, que reglas tiene y la forma de hacerlo. En función de su práctica el entendimiento se convierte en comprensión, el método o la forma lo hace suyo y ante las dificultades que se encuentra, va perfeccionando su técnica.

¿Qué es crecimiento interior?

Es algo que haces todos los días, pero de lo que a lo mejor no te haces consciente. La vida es un continuo proceso de toma de decisiones para adaptarnos al cambio constante en el que nos desenvolvemos. Podríamos decir que las decisiones que vamos tomando producen un cambio en nosotros, cambiamos con ellas. Un cambio que solo lo podemos realizar nosotros mismos en función de lo que decidamos hacer en cada momento, pues nadie puede decidir por nosotros.

Dicho lo anterior, al adaptarte cada día a tu nueva experiencia, estas tomando decisiones de cambio en todo momento, estas cambiándote a cada instante, pero no te haces consciente de ello, lo ves normal. Entonces,

¿Crecimiento interior es hacerte consciente de estos cambios?

Hacerte consciente de las decisiones que tomas, te da pie a indagar en las causas de estas decisiones, y estas causas hablan directamente de ti, de como eres, de como es tu psicología, y de como con cada decisión estas readaptando una parte de tu psique al cambio constante en el que vives. Este conocerte a ti mismo y saber que cambias algo en ti, te hace elegir que quieres cambiar y porque. Conocer las causas de tus decisiones hace que te enfrentes a ti y decidas como quieres vivir conforme eres en este momento. También te permite vislumbrar como serías tú o tu vida si cambiaras algo en ti, en tu forma de ser, de decidir o de dar respuesta al medio. Este proceso de cambio desde un yo a otro yo, desde una forma de ser a otra forma de ser, es lo que llamamos crecimiento interior, sabiendo que lo que crece en ti, es algo que hay en tu interior y que va teniendo mas tiempo de manifestación, viviendo entonces una vida mas real, mas plena y mas consciente.

Luego, si empezamos a realizar crecimiento interior, a la fuerza tenemos que volver nuestro mirar hacia nosotros para conocernos. En función del análisis de nuestras decisiones podemos conocer mucho más de lo que ahora creemos saber de nosotros. Gracias a este nuevo conocimiento podemos decidir si queremos realizar cambios en nosotros o no. Cambios, que nos hagan sacar a la superficie lo mejor de nosotros mismos.

¿Qué estamos cambiando?

Obsérvate durante la próxima hora, préstate atención, para luego analizarte y saber de ti a través de lo que tú has vivido. A posteriori, fruto de este análisis de ti mismo o misma, mientras te recuerdas interactuando con tu entorno, te haces consciente de como eres ante determinadas situaciones o personas, de como te has sentido, de como lo has vivido. Es en ese instante cuando tienes la opción de elegir como quieres ser, cómo quieres vivir esa experiencia la próxima vez que te enfrentes a ella. El resolver esto, él como te quieres sentir o ser ante esto que has vivido te hace descubrir, como eras hasta ahora y que es lo que puedes cambiar para ser de otro modo. Es ahí cuando observas que el cambio lo basas en tu conducta, en tu forma de ver la realidad que has vivido para decidir si quieres vivir lo mismo de nuevo y sentirte igual o no. Este, o no, implica una toma de decisiones para vivir el mismo hecho de un modo diferente o no vivirlo. Esto es una elección de cambio, esto se podría decir que es hacer crecimiento interior, pues te haces consciente de ti, de como eres ante una determinada situación, y te haces consciente de como quieres ser ante la misma situación en un momento posterior.

¿El crecimiento interior consiste en conocerme y cambiar?

Básicamente si, solo tienes que elegir hacia donde quieres cambiar. Todo en ti cambia a cada instante al igual que fuera de ti, solo has de elegir como te renuevas por dentro. Ser consciente de lo que dejas atrás y descartas y saber ver en que persona te estas convirtiendo, o puedes convertirte al trasmutar tu psicología actual a un nuevo estadio de conciencia.

¿Hacia donde cambio? ¿Elijo una persona que admiro?, ¿elijo a algún personaje de alguna religión, su forma de ser, elijo las pautas o preceptos religiosos de alguna creencia, o su ética para parecerme a ella?

Te recomiendo que descubras tu propia Verdad, que te realices a ti mismo, eres único, permítete serlo, descúbrete a ti mismo y decide por tu propia práctica como quieres ser, practica la vida y elige como vivirla para sentirte mejor contigo mismo y con los que te rodean.
Mira, a nadie le gusta sentirse mal, rechazamos sentirnos mal y nos gusta sentirnos bien o tener sentimientos neutros. Muchas personas que comienzan crecimiento interior, lo orientan durante un tiempo a ser más positivos, a buscar sentirse bien, a tomar decisiones que les hagan sentir mejor. Durante ese tiempo cambian su psicología basándose en sus nuevas respuestas ante lo que viven. Ante los mismos estímulos percibidos reaccionan de otra manera en la que descubren que se sienten mejor con ellos mismos y con las consecuencias generadas por su decisión o conducta. Adquieren una vida más saludable, más positiva, con más momentos de alegría.

Así muchas personas generan cambios para sentirse bien y estar mas felices. En esto consistiría la primera parte de un camino de crecimiento. Automotivarte o motivarse para conocer partes de ti, de tu psicología, de tu sistema de respuestas ante el entorno, y decidir cambiar tu forma de ser. Cambiar tus respuestas, por otra forma de ser o de respuestas que te haga sentir mejor gracias a la comprensión a la que llegas por conocerte más a ti mismo. Lo cual se deriva de tu auto análisis, de la observación de ti mismo mientras vives tu día a día.

Muchas personas, sin elegir alguien a quien seguir o elegir dogma o creencia alguno, comprenden que hay un sentido de lo correcto establecido en su forma de ver, vivir o sentir el dolor, el sufrimiento, o las emociones que les hacen sentir mal, y ver, vivir o sentir la vida con la bondad, el amor, o las emociones que les hacen sentir bien. Cuando empezamos a conocernos, alcanzamos una sinceridad básica con nosotros mismos, como para saber que me gusta y que no me gusta sentir, o vivir, y si he de cambiar en algo yo para no sentir lo mismo.

Sabemos que no nos gusta estar tristes o malhumorados, que no nos gusta sentir dolor, sabemos lo que no queremos en nosotros, y tendemos a cambiar nuestras respuestas para no tener que sentirnos así. Vamos alcanzando un sentido de lo correcto mayor según vamos descubriéndonos mas a nosotros mismos. En este auto descubrimiento alcanzamos a comprender la realidad de como somos y porque damos las respuestas al medio que elegimos dar.

Entonces la base del crecimiento interior es

¿conocerte a ti mismo y cambiar?

Si, de forma consciente, si. Decisiones de cambio las tomamos a cada instante, pero muchas de ellas no sabemos por que las tomamos, solo reaccionamos al medio por la configuración de respuestas que hemos aprendido, por que somos así, y punto. Conocerte es descubrirte, saber aceptar tus limitaciones, tus defectos, y tener la valentía de enfrentarte a ti mismo para cambiar él como eres por otro sistema de respuestas.

¿En poco tiempo sería una versión mejorada de mi mismo?

Si, así es, y luego te renovarías de nuevo.

¿Hasta cuando?

Tú decides. Conocerte un poco y renovarte en un poco es fácil. Profundizar en ti hasta la raíz y realizar una alquimia completa de ti mismo, conlleva un esfuerzo mucho mayor que no todos están decididos a llevar a cabo. Este esfuerzo requiere renovar todas tus estructuras y superar todos tus temores, venciéndote a ti mismo en una lucha sin retorno, en la cual nunca volverás a ser quien fuiste.

Todo esta, en hasta donde quieres llegar a conocerte y, si te detendrás por tus miedos y saldrás huyendo de ti mismo o si te vencerán tus pasiones o lograras dominarlas, etc. Tú eliges en cada instante, hazte consciente de las elecciones que tomas, y no te auto engañes.

Y después,

¿Cuándo ya he alcanzado a sentirme bien conmigo mismo, cuando he cambiado una parte de mi, que viene a continuación?

Más de ti mismo, a mas profundidad, hasta llegar al subconsciente, desentrañarlo y entrar en comunión con tu alma y con tu espíritu. Pero ¿de que te sirve que te diga los goles que puedes meter, si aun no has decidido coger el balón?
Empecemos por el principio, ¿a que nos enfrentamos en realidad? A ti mismo, sencillamente es así, ¿en que medida? En la medida que tú seas contigo, pues los muros, las dificultades y los peros te los pones tú.

Veamos un ejemplo sencillo, imagina que al leer este texto, te quedas con el pensamiento de que a lo mejor eso del crecimiento interior es beneficioso. Beneficioso porque me permitiría vivir la vida de algún modo en el que me sentiría bien conmigo mismo y con lo que me rodea. Seria por tanto más feliz. Imaginemos que vamos un poco más allá y que he sembrado en ti la duda, acerca de decidir si lo quieres realizar o no.

Es decir, durante unos instantes empiezas a plantearte hacer crecimiento interior. Imagina que en ese instante surge en ti una emoción alegre, motivadora y te dices voy a buscar mas información. Entonces lees más cosas por todas partes, oyes comentarios, etc, para al final llegar a este mismo punto.

¿Coges ya el balón? ¿Quiero hacer crecimiento interior? La respuesta es sencilla, Si o No. Todo lo que no sea responder de este modo es argumentarte las respuestas para convencerte a ti mismo acerca de que decisión tomas, para al final llegar a un si o un no.

Si no lo tienes claro pero mantienes la duda de querer hacerlo, te surgirán las típicas preguntas, ¿Por qué?, ¿para que?, ¿que gano con esto? Si las respuestas que te das, frenan la parte en ti que tuvo la inquietud de querer hacer crecimiento interior, no harás crecimiento interior. Si tu vivir cotidiano apaga tus ansias, no harás crecimiento interior. Si por el contrario tu querer es más fuerte que los muros que te construyas, y te razonas tus respuestas a favor de hacerlo, o bien, despiertas tu ilusión y no te construyes muros, entonces empezarás a hacer crecimiento interior.

¿Cuándo empiezo? Es otra gran pregunta, la respuesta es, nunca dejaste de hacerlo, solo hazte ahora consciente de ti. Préstate atención.

¿Por donde empiezo? ¿Qué hago? Es sencillo, te tienes que conocer, y por mucho que creas que te conoces, solo ves el caparazón exterior de como eres. Empieza por esa superficie de ti que ves.

Miguel, tú, ¿Cómo empezaste?

Miguel Ángel Miguel Andrés
Mentoring y Psicoterapeuta.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: