Remake

escritura

“Remake o adaptación, usamos este vocablo para identificar a las producciones audiovisuales que reproducen más o menos la trama, los personajes, la  ambientación y otros detalles de una obra anterior.”

Pasaban las siete de la tarde, había anochecido e iba en mi coche camino de Mercadona, dista unos pocos kilómetros de mi casa, y últimamente suelo ir bastante. Digamos que me se el camino de memoria y no tengo que pensar en cómo ir para llegar, así que me distraigo pensando en otras cosas.
Cuando quiero prestar atención a donde estoy, me doy cuenta de que he dejado la salida de la carretera al supermercado, 200 metros más atrás, me cercioro de que me he pasado y con una ligera mueca recalculo lo que me queda hasta el próximo cambio de sentido que aparece un poco más adelante, doy la vuelta y ya totalmente centrado en adónde voy, me encamino al supermercado.
Es curioso, ahora sí presto atención a donde estoy y a lo que hago, y los motivos son dos, el camino es diferente al habitual y no quiero volver a equivocarme.
El caso es que en esta ocasión no tenía un compromiso al que llegar tarde, pero me demoré varios minutos desde mi equivocación hasta que corregí mi error y aparqué en la puerta del supermercado.
Una equivocación, una molestia por equivocarme, una demora en tiempo, y todo por andar distraído pensando en otras cosas en lugar de estar a lo que tenía que estar. ¿Qué era?, conducir, si. Y tú ahora, ¿a qué estas?
Me diréis ¿por qué nos cuentas esto? Sencillo, mi error fue únicamente no salir en el momento más acertado de la carretera para llegar a mi destino, y mi perdida por así considerarlo, fueron sólo unos minutos, el sufrimiento fue una pequeña molestia, no me castigué mucho por el error.
Pero y si no estoy atento a las decisiones importantes de mi vida, y si estoy distraído. Llegar sé que he de llegar a cumplir unos objetivos, unas metas, pero a qué coste. ¿Con más esfuerzo, con más sufrimiento, con más demora, con sentimientos menos felices?
¿Y, qué es estar distraído? Básicamente es no estar a lo que estás, no estar presente, no seguir a tu interior, a tu alma. Es estar errante en un mundo mental sin prestarte atención a ti ni a lo que haces.
Mi error fueron 3 kilómetros más, 6 minutos, x euros en gasoil, desgaste de neumáticos, un cambio en mí estado anímico y un salir de mi ensoñación para prestar atención a mi camino.
Cuántas veces nos llama la atención nuestra alma con algún tropiezo, golpe o herida, tal vez incluso un accidente, para que volvamos a prestar atención a nuestro camino.
¿Cuánto perdemos por estar distraídos? ¿Cuánto sufrimos?
Yo hice la compra y regresé a casa, cumplí con mis objetivos, pero no fluía. Pensaba, estaba distraído, no atento y tuve una penalización, en tiempo. ¿Qué sucede si la decisión es más importante? Imaginaros, comprometerte con alguien de por vida o coger un trabajo inadecuado, o no querer dejar tu empleo en este instante o que se yo. Supone no estar atento a seguir tu camino, tu voz interior, tu guía interna.
Solemos andar distraídos pensando y cuestionándonos todo aquello que nos decimos desde nuestro interior, esa pequeña conciencia que nos dice lo que es mejor para nosotros, y nos lo cuestionamos mentalmente, nos distraemos pensando, mientras alguien dentro te dice, te has pasado, y al instante te haces consciente de que es cierto.
Pasan los días y conviertes el error en un acierto, escribes un texto que lo leen miles de personas, y estas, cogen rutinas diarias para prestarse más atención y caminar su camino atentos, sin desviarse más de la cuenta.
Feliz instante, prestaros atención y sobre todo no dejéis de escucharos.

Miguel Angel Miguel Andrés

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: