800.000 DESAHUCIOS DESDE EL 2008

Artículo publicado en Alma y Luz Revista en su edición impresa.

15 de marzo de 2019

En las primeras ediciones de nuestra revista, tuvimos la oportunidad de entrevistar al PAH de El Vendrell, una asociación sin fines políticos que realiza una labor altruista ayudando a personas que están afectadas por el impago de su hipoteca.
Recuerdo con mucho cariño, aquel cálido encuentro con todos ellos en aquella habitación, pero hubo algo que me quedó pendiente entonces y que hasta ahora no he podido realizar. Entrevistar a José Manuel Villaescusa. Cuando le ves con ese aspecto informal, su gorra y su barba, no te dice mucho, pero metidos en faena en mitad de aquella primera entrevista, podías darte cuenta de cómo en sí mismo albergaba esas dotes de ternura humana, junto con la rudeza del que sabe lo que es justo y lucha a muerte por ello. Corazón y espada. Una persona encantadora, con un corazón enorme y una humanidad arrolladora que ha encontrado en su lucha por su hipoteca un sentido para ayudar a tantos otros afectados que se acercan a la PAH de El Vendrell a la que pertenece y de la que es activista. Estas líneas que escribo a continuación, espero que os sirvan para conocer en parte a esta gran persona.
Buenas tardes José Manuel lo primero agradecerte por esta oportunidad, ha pasado mucho tiempo, quería saber de ti y que nuestros lectores te conozcan.
– Hola Miguel (sonrisa)
Junto a nosotros esta Loli la mujer de José, estamos en su casa y no tarda un instante en ofrecernos un café, que vamos tomando mientras comenzamos la conversación.
José Manuel, ayer tuvimos la suerte de hablar para concretar esta entrevista, según me comentaste, estabas viviendo en tu casa acogido a lo que llamáis un real decreto, pero lo suyo es empezar por el principio, ¿me puedes explicar cómo llegaste a este punto?
– Verás, yo era autónomo también, tenía una empresa de canalizaciones de gas con la que nos ganábamos la vida. Al empezar la crisis del 2008 nos encontramos en una situación en la que íbamos perdiendo contratos y poco a poco se iba reduciendo la faena. Así, hasta que la crisis nos golpeó y lo que quedaba era mantenerse con precios irrisorios, aguantamos lo que pudimos, hasta que no pudimos soportar más. Siempre luchando, toda la vida luchando…
La vida del autónomo, 16 horas diarias…
– Trabajábamos 16 horas diarias, sin vacaciones, ni semana santa, una semana corriendo de vacación, porque siendo autónomo no tenía la facilidad de decir: “paro treinta días”, no se podía. Te ganabas la vida, pero a base de mucho sacrificio.
Llegó la crisis y te cambió la vida.
– Sí, te encuentras que estabas ganando tu buen jornal, un poco por encima de la media, pero claro, se fue cerrando. Entonces nos cambió la situación familiar y nos quedamos sin contrata y sin trabajo. Poco a poco, vas intentando sobrevivir, pero los medios no te acompañan, no hay entrada de dinero en la casa. Hay una letra que pagar de la vivienda, la luz, el agua, en fin… comer. Primero, pues como todos, como todas las familias, vendes el coche, luego vendes la herramienta de trabajo. Vas malvendiendo porque por la situación que hay, todo el mundo vende. Así, fui vendiendo todo, coche, maquinaria, lo que podía hasta llegar a una situación en la que ya no hay nada que vender y me encontraba con la letra de la vivienda. Hubo un momento en que no quise coger depresión, porque siempre he estado buscando ganarme la vida, honradamente. Pero el problema hipotecario te pilla de sorpresa. No puedes hacerte cargo de pagar tu deuda y tienes que decidir entre comer, vestir, sobrevivir, con unos mínimos o pagar la hipoteca. En mi caso, decidí no pagar la hipoteca porque no podía.
En tu caso y en el de muchas personas que llegan a un extremo en que, si la nevera está vacía y eliges pagar no comes. Si tienes niños, pues imagínate.
– A parte, siendo autónomo, te encentras el problema de que no tienes paro. Me acerqué a la oficina de empleo y me dijeron que no tenía derecho a nada. Eso me partió, tantos años trabajando de autónomo, cumpliendo con todas las obligaciones fiscales y te dicen que no tienes derecho a nada. Imagínate como te quedas. Eso, y que te encuentras en la situación en la que no puedes pagar la hipoteca. Recurres al banco, el trato fue duro porque no daban unas soluciones viables. Tuve una conversación un poco seria con el director y con una chica que me trajeron para hablar. No me gusto, no había solución, perdía mi casa. Pero me lo dijeron de malas maneras. Con lo cual, les dije que no se la iba a dar, ni se la iban a quedar. Tenía muy poca idea de cómo lo podía luchar. Fue entonces cuando me enteré que había una asociación, que era la PAH, aquí en el Vendrell y en ese momento fui a informarme, fui a varias asambleas. Veía que había muchas familias en esta situación, mucha desesperación con la espada de Damocles del banco, echando a familias sin escrúpulos ninguno. Esta gente del PAH miraba de intentar negociar con los bancos, para buscar algunas soluciones que entonces en aquella época eran muy difíciles.
– Ahora, llevo siete años luchando, en aquella época era más duro, ahora tenemos algunas pequeñas facilidades más. Me gustó la lucha que llevaban en la PAH. Me gusto porque era donde podía reivindicar y soltar la mala leche que llevaba en esos momentos. Siempre he sido de sangre caliente, por lo menos para trabajar como un cabrón y me implique para ver si se podía luchar con los bancos. Puse todo mi empeño y mi rabia en la lucha contra los bancos. Yo pertenezco al núcleo más radical de la PAH, por decirlo de alguna manera, no violento, pero si radical. En aquella época la única forma que había de luchar contra la banca era hacer acciones reivindicativas de cara al banco. Plantear al ayuntamiento el problema habitacional que había con las familias. Yo considero que los ayuntamientos son los que se tienen que hacer cargo de estas situaciones, pero claro, hoy en día conforme esta la política, los ayuntamientos debiendo dinero a los bancos, hace que se desentiendan de sus mismas familias. Es una cosa que nunca he entendido, ni ahora tampoco la entiendo, el ayuntamiento tiene que luchar por las familias de su pueblo.
– En la lucha con los bancos, en aquella época, tomamos la decisión de cerrar bancos, día sí, día también, y así un día uno, un día otro. Era la única manera que encontramos de presión ante la injusticia de esta banda criminal que son los bancos. No contra las personas que trabajaban en el banco, siempre se ha tenido un respeto a las personas que han estado en la oficina, pero la reivindicación iba contra los bancos. En aquella época se echaba a las familias sin escrúpulos ninguno, igual que ahora se está haciendo, lo único que ahora tenemos algunos medios, ya podía haber niños pequeños o gente mayor. La crisis trajo muchas separaciones a los matrimonios y había directores de banco que habían dicho a las mujeres “que se fueran a una rotonda a trabajar, si no tenían para dar de comer a sus hijos, ni para pagar la hipoteca, a una rotonda a trabajar, o que no se merecían tener una vivienda por haber llegado a esa situación”. O sea que encima que te quedabas sin trabajo, sin medios y sin nada, te hacían creer que eras culpable de esa situación. Eso hizo que buscáramos esta fórmula, cerrar bancos, al principio la lucha era cada mañana con los mossos, hasta que entendieron que era una reivindicación, luego había bancos más duros, que había hasta que quedarse a dormir, acampar dentro y se hizo. De esta manera se empezó a conseguir arreglar las situaciones de algunas familias.
– Era el principio, era muy duro, pero la banca criminal… porque, no lo he comentado antes, para mí, donde tu escuchas decir, la Caixa tiene obra social ¿obra social para quién? ¿Para los yayos que están bien de dinero para jugar al golf? o de los yayos que están manteniendo a sus familias ahora porque están los matrimonios sin trabajar y tienen que subsistir con la paguita del yayo. Eso es la obra social que hay que mirar de hacer, no que salga en la tele la obra social de un yayo jugando al golf. Tendrá todo su derecho a jugar el hombre, se lo habrá ganado, pero obra social es no echar a familias de sus casas, es darles una solución habitacional. Es en esa lucha, en la que me encontré y me encuentro a gusto. Estoy muy cansado, ya son siete años, pero hemos conseguido que desde aquel momento se hicieran daciones en pago, se hicieran alquileres sociales, se hicieran condonaciones que era una cosa en la que la banca te dejaba sin vivienda y encima te dejaba una mochila de 60 o 70.000€ de deuda, que tenías ahí para toda la vida. Aparte de perder tu vivienda, imagina, pierdes tu trabajo, tu vivienda y encima una mochila.
Lo que en España los políticos… bueno, hay que ser muy ignorante, que puede que lo seamos, pero los políticos ya se han visto, 60.000 millones a la banca. Han preferido hundir a 800.000 familias. Desde el 2008 hasta ahora llevamos 800.000 familias desahuciadas, pero hemos dado 60.000 millones a la banca para que se recupere. Es muy importante que la banca no pierda ritmo, pero las familias ¿a qué político le ha importado? Aquí se habla mucho de la bandera, España, Cataluña, Venezuela, pero ¿quién habla de los desahuciados? En este caso yo soy activista de la PAH, me especializo aquí en lo que es la banca, el tema de los desahucios, pero podemos hablar también de los jubilados, de la educación, de los hospitales. Los políticos están totalmente vendidos a la banca, el que no está en el Ibex 35, está en los bancos y el que no en las grandes empresas, somos sus hormigas trabajadoras.
– En cuanto a la lucha, aparte de luchar la gente se iba empoderando, se han conseguido cosas. La PAH ha conseguido como decía antes, que lo que antes era una dación en pago sea ahora un alquiler social. Ahora ya, tenemos otros medios. Trabajamos con el tema de las titulaciones, es un poco más complejo, la banca ha hecho negocio con nuestras hipotecas y cuando vas al juzgado te encuentras que pide el desahucio un banco que ya no es el dueño de esa hipoteca. Las han vendido a fondos buitre.
A ver si me queda claro, le dimos 60 mil millones a la banca y la banca ha vendido todo lo que le deben a un banco buitre y se ha lavado las manos.
– La banca sabe menear lo suyo también, aparte de que la hemos rescatado, han vendido paquetes de viviendas, de gente desahuciada y de promociones que el promotor no consiguió acabar. Los bancos hacen paquetes de viviendas y lo venden a los fondos buitres por ejemplo a Blakstone que es la más conocida, estos fondos buitres compran las viviendas a un diez por ciento de la deuda, sin darle la posibilidad a esas familias de poder hacer esa compra. Si verdaderamente tuviéramos unos políticos decentes no permitirían que se vendiera a ese precio.
Es decir que la banca no ofrece a un 10% de la deuda la vivienda a la propia familia que hay en ella
– No, a ti no te la ofrecen
Al fondo buitre si, a la familia no.
– No, a ti no, a ti te ofrecen la calle. Te meten en el juzgado con un proceso judicial, primero te mandan lo que llamamos nosotros el tocho, luego te subastan la vivienda y luego te quedas sin vivienda y con una deuda, probablemente así la mayoría. ¿Qué pasa con el fondo buitre? España es la panacea de los fondos buitres criminales, esto me gustaría que lo dejaras claro, no tengo ningún problema, para mí, son criminales.
Considero que usas la palabra criminal cuando una entidad va en contra de la vida de una persona, una entidad. No una persona, la entidad en la forma en la que trabaja va en contra de la vida de las personas.
– Exacto, son empresas criminales que te tratan como mercancía, tu piensa que para un banco la familia que no pueda pagar una hipoteca es toxica, es una familia toxica, somos tóxicos, como si fuéramos una enfermedad. Bien, pues todos estos que ellos consideran tóxicos, que son las familias que están en precariedad y en un proceso de desahucio, se lo venden a los fondos buitres en vez de darles la oportunidad de hacer un retracto al mismo afectado. Darle la oportunidad de poder quedarse en su vivienda. Bueno si le vas a vender una vivienda de 114.000€ por 14.000€, pues véndesela al afectado, no se la vendas a un fondo buitre que va a hacer negocio. También, si está titularizada, es que han hecho negocio anteriormente, porque la han comprado a otro fondo, ese fondo se la ha vendido a otro fondo. Con esa hipoteca, pues a lo mejor han hecho 7 u 8 ventas, con un papel, sin dinero, con un papel que es la hipoteca de esa familia. Por lo cual las familias están desamparadas siempre. Los jueces, te encuentras con secretarios judiciales y jueces, que este problema se les ha venido encima. Antes había muchos subasteros que se aprovechaban de las circunstancias y ahora se encuentran que hay muchas viviendas y salen a subasta muy caras en proporción, para poder ganar dinero como ganaban antes. Las viviendas han bajado mucho, gente que compraba por 300.000€ su vivienda vale ahora 70 u 80000€, el precio lo ha bajado la devaluación de la vivienda, no hay opción a poder vender y a los subasteros tampoco le interesa. ¿Qué hacen? Pues al fondo buitre, buenos paquetes de viviendas con gente, eso les da igual y esta es la lucha que tenemos hoy en día con los fondos buitre. Los fondos buitre ¿qué quieren? la vivienda, les importa muy poco el problema familiar que exista en esa vivienda, les da igual que haya ancianos, enfermos, niños, que halla mujeres de la violencia y están con sus dos hijos allí, a esta gentuza les da igual.
– Esa es la lucha que llevamos, que llevo, siete años de lucha, ahora con la ley 24/ 2015, que se aprobó en el 2015 aquí en Cataluña porque hicimos acciones a la Generalitat y conseguimos 300.000 firmas, aprobándola. Pues llega el partido este, el Partido Popular, partido que según dicen es el partido más corrupto de Europa y la derogó, la echó para atrás con el apoyo de Ciudadanos, que se ve que es otro partido que viene a apoyar a las familias. Pues nada, la machacaron, ahora, hace unos días, se ha conseguido aquí en el parlamento de Barcelona, que se apruebe esa ley y se ponga en marcha una parte de ella, nos han quitado algunas cosas, pero han dejado otras con las que empezaremos a luchar. La lucha es que los grandes tenedores, los fondos buitres y los bancos, den la opción de alquileres sociales a las personas que están en situación de desahucio y que tengan un tiempo para mejorar con alquileres sociales. Hay muchas viviendas en España, los bancos han ganado mucho dinero, pero nunca se mira por la familia, esta ley se pone ahora en marcha, precisamente mañana tenemos una acción en el juzgado del Vendrell, para que los jueces, aunque no ha salido en el BOE, sale en unos días, empiecen a aplicarlas ya y podamos parar desahucios con una ley que apoya a la familia. Mañana tenemos esta acción para decirles a los jueces, que interpreten, que la ley está ahí y si mañana se puede parar un desahucio, o pasado o en treinta días, pues eso que ganamos. Tenemos muchos desahucios, pero no los tenemos solucionados con el problema habitacional.
– Ese es el resumen de siete años de lucha, de haber conocido mucha gente, de haber tenido muchas satisfacciones, de estar muy contento. Yo, pertenezco a la PAH de El Vendrell, hay dos PAH en la zona, somos activistas, hacemos mucho hincapié a la gente nueva que viene con problemas de tipo hipotecario, que no se sientan mal, se les da un apoyo moral, se les apodera todo lo que podemos, dentro de lo que hemos aprendido estos años y hacemos hincapié en que no se sientan débiles ante los bancos, ni ante los ayuntamientos, ni nada de eso.
Porque de alguna manera, aunque ellos tuvieron la opción de elegir, comprar o no una vivienda, que la terminaron comprando y por causas de la vida la dejaron de pagar, ¿consideras que hay una vulnerabilidad de sus derechos en el proceso de compra o en el proceso de perdida de una vivienda? ¿hay cosas que no son normales?
– En muchos contratos, hay muchas cláusulas abusivas, nosotros revisando contratos, por parte de nuestros compañeros de la PAH que miran mucho el tema jurídico, se han llegado a encontrar hasta 28 cláusulas abusivas en un contrato, ¿se sabía lo que se firmaba? En aquella época ibas a un notario, confiabas en tu director de toda la vida y firmabas. Hemos encontrado muchas cláusulas abusivas, la que ahora más estamos trabajando y con la que estamos parando los desahucios es con el vencimiento anticipado. También está el IRPH, ahora en pocos días Europa se definirá. Habrá una reunión europea, a ver que se decide, porque la banca española ha hecho muchas sangrías. No hay ni una cláusula que beneficie al comprador de la vivienda, ni una. Es otra lucha que hay y se está intentando parar el proceso por estas cláusulas. Hasta la ONU no entiende cómo puede haber tantos desahucios en España, ha hecho un escrito para que se tenga un poco de consideración con las familias que están en desahucio.
Sé que tenéis una asamblea ahora en media hora, para no retrasaros, ¿cómo termina tu caso? Porque luchas por todos, pero en tu caso…
– Yo ahora estoy dentro de un real decreto de 5 años
Habéis ido evolucionando a lo largo del tiempo consiguiendo una serie de derechos de cara a que las familias no perdieran su vivienda, ¿desde las condonaciones, daciones en pago, al real decreto?
– Sí, y luego también muchas reestructuraciones, para mucha gente estamos consiguiendo que las familias se queden en su casa. Miramos que se les haga una quita de la deuda y que se adapte lo que queda a un pago en función de las circunstancias familiares, del dinero que entre en la casa, etc. Así, se les hace una reestructuración de la deuda que les queda, han pagado mucha de su hipoteca y van pagando poco a poco el resto, se quedan en su casa y el afectado sale beneficiado. Otros se acogen al real decreto cuando las deudas son menores, entre comillas, 80 o 90000€, se acogen a un real decreto en el que durante 5 años pagan un mínimo y luego a los 5 años pueden tomar decisiones. Se les puede hacer una quita, otros deciden entregar su vivienda porque se quieren ir al pueblo. Tienen cinco años y la vida les puede cambiar, encontrar un trabajo que mejore su situación, es un KitKat en la vida de las familias. Sobre todo, que las familias no pierdan su vivienda, de una manera o de otra hay que conseguir que las familias se queden en su vivienda.
Mucho madrugón, mucho tiempo en la calle, mucho tiempo dando voces para llegar ahora y poderte sentar a negociar con personas en una mesa
– Se hicieron muchas acciones, ahora el ritmo ha cambiado, el banco se ha encontrado que tiene que negociar, si no, tenemos que luchar como se hacía antes. Aquí en el bajo Llobregat, en Tarragona, en la zona nuestra de El Vendrell, si la PAH sabe que hay un desahucio, se para, Aquí en siete años no ha habido un desahucio, que la PAH lo haya sabido, que haya llegado a la PAH. Sabemos que hay desahucios, porque los hay, porque te enteras luego o porque familias han sentido vergüenza o se sienten culpables, o familias que les ha desbordado la situación y te acabas enterando y claro, eso nos duele.
¿Por qué de cara a lo que sabéis tiene solución y ellos que lo han tenido oculto por no pasar vergüenza o por otro motivo, lo acaban perdiendo todo?
– Sí, otros por ignorancia, no saben que existimos, en la PAH nuestra en siete años no ha habido ningún desahucio, hemos conseguido parar todo y llegar a acuerdos con la banca.
De cara a la salud de las familias, mucha separación, suicidios, otros problemas ¿cómo lo han vivido?
– Suicidios no te sabría decir cuantos, pero menos de 2000 no, depresiones y cuadros de ansiedad muchísimos casos, A nivel personal tengo que decir que hay muchas mujeres valientes, muchas, que han cargado con la familia, con los hijos, con la lucha por la hipoteca, en nuestra PAH hay una mayoría de luchadoras, de guerreras y se les ha enseñado a defender sus derechos sobre su vivienda, han visto que se puede luchar, han perdido el miedo…
Quizá vas perdiendo el miedo cuando tienes casos de éxito a tu alrededor en los que van consiguiendo cosas.
– Tu piensa que aquí llevamos una media al año de 40 a 45 casos solucionados, desahucios parados, reestructuración de deuda, real decreto, personas que quieren hacer dación en pago porque sus padres eran los avalistas. Nosotros con la dación en pago no estamos muy de acuerdo. Luego están las condonaciones, que la gente se quede limpia, sin su mochila. Con el alquiler social, también se están consiguiendo estas cosas.
40 a 45 casos al año, desde mi ignorancia me parece una cantidad bastante grande, ¿cuántos casos lleváis en la PAH para tener estos números cada año?
– Doscientos y algo, muchos los tenemos en el juzgado, hay 80 casos metidos en el juzgado por titulaciones, por IRPH y por vencimiento anticipado dejamos muchas paradas.
¿Qué es el vencimiento anticipado?
– El vencimiento anticipado es que antes, a los tres meses te exigían la deuda o pasabas al proceso judicial, ahora eso lo han cambiado, es a los doce meses y sobre estos casos está parado ahora mismo en el juzgado hasta que en el 2022 se diga algo sobre todos ellos.
– Por IRPH también, hay 1.200.000 hipotecas con IRPH, pagando un 5% o un 6%, familias que están pagando 1200€, 900€ mensuales. Que toda su mensualidad vaya para pagar la hipoteca, es un abuso, cuando el Euribor ahora esta tirado por los suelos. Si fuera por el Euribor, estarían pagando 500 o 600€. Como esas familias tienen en su hipoteca el IRPH, a esos porcentajes tan altos, van súper asfixiadas. Hay una lucha con esto para que se quite, se abone, si puede ser que se lo devuelvan a las familias. Claro, que de pagar 1200€ a pagar 600€ con un Euribor como Dios manda, hay bastante diferencia. Eso es la realidad de las familias, si no te la meten por un lado, te la meten por otro. Ahora sobre todo la lucha está con los fondos buitre, estos fondos han comprado la vivienda y no quieren dar alquileres sociales, no quieren nada más que su vivienda para venderla, para especular, las familias les da igual, y ahí se encontrarán con la PAH.
Lo que buscáis vosotros es que la familia permanezca en su propia casa.
– Siempre
Y los fondos buitre buscan el dinero, especulando con la casa y eso significa que la familia tiene que ir fuera de la casa para poder venderla
– Claro
Ahí es donde tenéis el activismo para que eso no se produzca y no consigan desalojar a las familias.
– No se lo vamos a permitir, vamos a intentar no permitírselo, con la ley ésta 24/2015 ahora no tendrán más remedio que dar un alquiler social a las familias, hacer un baremo de todo el dinero que entre en la familia mensual, de eso sacar un baremo y en función de las circunstancias de cada familia, pagar.
Así para apuntar para terminar, ¿Qué recomendación darías a una persona que se encuentra en los primeros impagos de su hipoteca?
– Que se acerque a la PAH más cercana, que se informe, se empodere, se haga activista y luche por su casa. En la PAH hay muy buena gente, gente luchadora, sin interés, altruista totalmente y al final le coges cariño al verde que se note en las venas y una vez llega el color a las venas es como si te pusieran una capa de Superman.
¿Alguna cosa más que queráis añadir?
– Yo creo que, si la gente viniera a tiempo, a muchos se les podría ayudar. –comenta Loli.
– Si eso es también interesante. – dice José Manuel – la gente viene ya apurada con el desahucio en la mano.
– Vienen muchos ya que los van a echar – dice Loli – y es una pena porque se podía haber hecho algo, y quedarse en su casa
– Cuanto antes se llegue a la PAH, antes se pueden tomar medidas para poder ayudarles y para poder empoderarles, para que tengan tiempo para luchar. – comenta José Manuel.
José Manuel Villaescusa y Loli Barrero, muchísimas gracias por este tiempo que me habéis dedicado, se os acerca la hora de la asamblea y no quiero que os demoréis por mí.
– Gracias a ti.
¿Qué decir después de oír estas palabras? Se han realizado 800.000 desahucios desde el 2008, a una media de 3 personas por desahucio, hablamos del 5,13% de la población española desahuciada y con una deuda a sus espaldas que tienen que pagar para estar dentro del sistema. Por no hablar del resto de casos que están ahí por resolver y salir a la luz, o los que llegan a esta situación cada día, ¿de qué porcentaje por encima de ese 5,13% hablamos? ¿Qué cantidad de españoles viven en condiciones precarias? Un artículo de nuestra constitución nos defiende contra la especulación, y otro permite a un partido político derogar leyes de Emergencia Social creadas por la valentía de Asociaciones, de colectivos de ciudadanos, como las PAH, que se ven desprotegidos. Os dejo este final tan ambiguo, cómo ambigua es a ratos nuestra constitución, una constitución en la que cada cual especula con cuál es la mejor forma de interpretarla o el momento más adecuado para usarla o dejarla de usar.
Tal vez todo se resuma con una frase, “Esto es España”

Artículo publicado en Alma y Luz Revista

15 de marzo de 2019

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: