Aleister Crowley por David Aliaga

Hola David, buenas tardes, ¿cómo estás?
– Bien, bien, soportando estos calores.
Me he leído tu libro, me ha dado tiempo, y la verdad es que me lo has puesto muy difícil, que lo sepas, voy a tener que improvisar en la entrevista como Dios quiera que pueda.
– Bueno, charlamos un rato sobre lo que a ti te parezca y si luego cuando acabemos de charlar y estés escribiendo, si necesitas que te escriba algo o te queda algo por preguntar, sin problema.
Estupendo porque me lo has puesto difícil, primero te preguntaría porque elegiste a Aleister Crowley, a ese personaje, ¿Qué te motivo a invertir tu tiempo en desmitificar un mito?
– Pues la verdad es que el encuentro con Crowley es casi casual, yo había realizado algunas colaboraciones con medios dedicados al misterio a cuenta de mi interés por la masonería. Hay un momento, en el que Alfonso Trinidad me pidió que hiciese una sección en su programa de radio. La verdad es que me interesan los misterios, pero no todos y encontré la forma de relacionar este ámbito con el ámbito profesional, a lo que yo me dedico, que es la literatura y a la cual me dedico también académicamente. Entonces hice una sección sobre literatura y ocultismo. Explicando el cómo grandes escritores de la historia se habían sentido inclinados a distintas prácticas esotéricas, espirituales, que habían ejercido y que habían militado en órdenes secretas o círculos herméticos. Hubo un momento en el que Aleister Crowley empezó a aparecer en las distintas secciones por parte de esa actividad ocultista y esas creencias espirituales. Escritores como Butler Yeats o Fernando Pessoa, Arthur Machen, o incluso Bram Stoker el autor de “Dracula”, encontraban en algún momento Aleister Crowley, se cruzaba en ese camino o coincidían en algún círculo hermético o en los salones de la Golden Dawn. Yo entonces tenía a Crowley como un personaje, un poco “charlatán de feria”, además con unas inclinaciones perversas, que es cierto que las tiene, pero me pregunté un poquito más. Me pregunté, si aparte de esta figura estereotipada que tenía Aleister Crowley, había algo más, que hubiese merecido la atención de mentes tan brillantes como la de Yeats o la de Pessoa, dos escritores que me fascinan. Entonces a partir de ahí para tratar de entender porque Pessoa y Yeats aparentemente pierden su tiempo con Crowley, tenía que descubrir que tenía Crowley para que los fascinase.
¿Y realmente has encontrado alguna connotación en el personaje que sea digno de mención o el egocentrismo propio del personaje y su psicología familiar te hacen rechazarle de pleno?
– Yo creo que es muy difícil salvo en contadas excepciones, rechazar de pleno un personaje. Sí que es verdad y en el libro yo creo que eso se evidencia que no es un personaje que me caiga simpático. Como tú dices, hay una especie de egocentrismo y de voluntad de subyugación de sus súbditos. El al final está creando constantemente sociedades y grupos en los que él, es la única autoridad y ejerce esa autoridad de una forma casi tiránica, como alguno de sus discípulos acaba comentando en sus comentarios en revistas posteriores, aquellos que están más alejados del círculo. Pero si es verdad que Crowley tiene parte de su producción mística o intelectual o mágica que resulta muy interesante. Creo que sí, que él es una persona con este perfil psicológico, con este egocentrismo, pero al mismo tiempo es una persona con una gran capacidad intelectual. Una persona con una formación artística y filosófica brutal, que además conoce muy a fondo toda la tradición del esoterismo occidental y oriental. Aunque al final yo creo que con toda esta producción supuestamente profética, la cual no me interesa especialmente, puedo encontrar que sí, que por ejemplo, tiene los “Ritos de Eleusis”, que como practica artística, crea una composición musical y teatral en la que se juega a intercalar o a mezclar la magia o el concepto de la magia, con la creación artística. Eso sí me parece interesante. Me parece que tuvo momentos de lucidez creativa y que se producen en la intersección de la magia con la literatura o de la magia con el teatro y creo que eso si tiene un valor y que puede no solo estudiarse desde el esoterismo si no también desde estudios culturales.
La definición a la que has llegado al final del libro de la magia me parece bastante acertada y de alguna manera, crees que el personaje la limita, al posesionarse de la magia, etiquetándose como mago limita esa definición, lo cual me parece bastante acertado. Para ser una persona que eres un experto en literatura y no se realmente que implicaciones tienes en lo místico en lo esotérico, la definición es muy correcta bajo mi punto de vista, a ver si me entiendes.
– Te lo agradezco
Si porque, para mí sería como algo inabarcable y cuando lo quieres definir estas abarcando una idea que trasciende los límites de algún modo…
– Yo creo que tiene mucho que ver con la noción religiosa o mística de la creación. Desde hace poquito estoy traduciendo un libro sobre Cábala y hace mucho hincapié en eso, en como al final, lo que hay al final de todo es lo incognoscible, aquello que no puede ser comprendido ni nombrado, porque en un intento de comprensión o de ponerle nombre hace que se escape y yo creo que la magia tiene mucho que ver con eso. Al final el primer acto de creación que hay en la Tora es verbal, se crea con la palabra, luego está esa fórmula mágica típica que dicen los niños, el “abra kadabra”, que en el fondo viene de la expresión hebrea “Aberah ke dabar”, que se traduce por “yo creo cuando hablo”. Bueno, yo creo que la magia hoy en día con todo lo que sabemos y sin despreciar el conocimiento científico y racional, la podemos enunciar de la manera que comento en el prólogo y que hubo un momento en el que Crowley se acerca a ese concepto de la magia. Luego, al final, evidentemente lo puede el personaje, le puede su egolatría y se acaba convirtiendo en un líder sectario.
¿Crees que cae el personaje en su propia construcción del personaje?
– Sí, yo creo que sí, tú me lo apuntabas al principio y cuando uno repasa su biografía, Crowley es un chico con una infancia accidentada, con una disciplina religiosa bastante férrea y además se acentúa cuando fallece su padre y se van a vivir con su tío. Un personaje mucho más religioso y al final yo creo que la vida de Crowley en muchos aspectos, es un movimiento de respuesta a la infancia que tiene y a las presiones familiares. Parece evidente que ahora exagero un poco, pero puede parecer que la vida de Crowley se consagre a atormentar a su madre o a hacer todo aquello que su madre no hubiese querido que hiciese.
El libro lo has dividido en una introducción, termina con un epilogo y tres capítulos en los cuales comparas el personaje con su entorno social, lo que despierta, le comparas con las personas del entorno que son su antítesis, por decirlo de alguna manera, y llegas a un tercer capítulo en el cual realizas una síntesis hablando de su biografía realmente, donde de alguna manera estas considerando todos los puntos de vista para que ya no que solo lo vean desde como lo enfocas tú, si no que el propio lector se haga una idea completa del personaje en las pocas páginas, y entiéndeme, pocas páginas, porque si yo leo la bibliografía, has condensado tu opinión personal en base a todo lo que has leído y estudiado en 86 paginas, impresionante. (Risas)
– Ahí había un encargo del editor que el libro no podía tener más de cien páginas y la idea bueno me agrada mucho la verdad. Me alegra que lo veas así, por que la idea un poco del libro era esta. Para mi Crowley es un personaje muy complejo, muy poliédrico, fue muchas personas al mismo tiempo. Incluso cuando a bordo de forma muy sucinta su psicología en cuanto a los fascismos o a la hora de los totalitarismos en Europa. Hay tipos que estudian a Crowley en la universidad, que dicen que el tipo era un filo nazi y parece que había partidarios del nazismo en su círculo. También hay otros que dicen que es aliadófilo y hay documentación de él, ofreciéndose como voluntario de la marina real británica.
Mi intención en este libro aparte de una búsqueda personal, quería entender porque Crowley fascina a estos escritores que tanto me gustan, pero por otra parte tenía la voluntad de ofrecer honestamente ese proceso de búsqueda y de retrato de un personaje que no tiene una única definición y que no responde solo a un estereotipo. Crowley era un tipo muy complejo y la idea es que el libro mostrase esa complejidad a los lectores y que cada uno termine juzgando si siente más antipatía o menos antipatía por Crowley.
Yo creo que tú te has sentido satisfecho en tu antipatía personal, pero bueno… (Risas)
– Si, evidentemente, uno cuando escribe no puede ser totalmente neutral y al final cuando uno se sumerge tanto en un personaje con algunas de las connotaciones que tiene Crowley, en mi caso era muy difícil ser neutral.
Te puedo entender perfectamente, porque yo me cruce con Crowley a los 21 años, leí “Magia en teoría y práctica” de este autor y un poquito antes había caído en mis manos “el libro de Abramelin el mago”, yo los leí por aquella época y los deje pasar, pero esto me llevo a leer un poco acerca de la vida de este personaje y tuve que rechazarlo por sus tendencias oscurantistas por decirlo de alguna manera.
– Era un tipo que buscaba usar la magia para fines personales, malos, para lastimar a la gente.
Entonces en cuanto a eso pase sus libros por encima y lo rechace de pleno. Imagínate mi sorpresa ahora, el tenerme que enfrentar a realizarte una entrevista sobre un personaje que yo rechace hace años, leerme 86 páginas de la vida de este personaje narradas por ti, por cierto desarrollas la palabra muy bien, cultivas y creas muy bien el lenguaje, todo perfecto, imagínate, abordar el libro desde mi rechazo y tenerte que plantear unas preguntas me resultaba complicado. Ahora ya va saliendo la entrevista poco a poco, la verdad es que es muy agradable conversar contigo, pero me era muy difícil. Me queda por preguntarte, pues dos veces me lo has puntuado, ¿encontraste en estos escritores que te fascinan, que admiras, si realmente fueron influenciados por este personaje lo que pudieron ver ellos en Crowley, tuviste tu respuesta?
– Siempre como todo, uno parte de una pregunta y se la responde o lo hace parcialmente y se va preguntando muchas más. Yo creo que hay dos motivos principales por los que Crowley puede llegar a fascinar a alguien y que hace que hoy en día se continúen escribiendo libros sobre él y que se reflexione sobre su obra y su pensamiento. Por una parte antes lo comentaba, creo que es un tipo sumamente complejo y tratar de sumergirse en su ideología o en su ideario y tratar de sacar algo en claro es complicado, es un laberinto y creo que eso desde un punto de vista intelectual es fascinante. Es decir tratar de desentrañar o desenmarañar una cabeza tan complicada con ideas macabras, pero también con un punto absolutamente brillante, ten en cuenta que hay momentos de lucidez de Crowley sensacionales, que uno, luego lo rechaza por las cosas a las que aplica esa capacidad intelectual, pero creo que es un reto apasionante descubrir porque Crowley hacia lo que hacía y de donde surgía su producción artística. Luego por otra parte, creo que es eso, lo que fascina a Pessoa, Yeats es un tipo más introvertido mucho más moralista y precisamente lo que siente no es fascinación por Crowley, sino más bien un desprecio absoluto. En este caso son dos personas que coinciden en un interés común, como es el esoterismo, son miembros de la Golden Dawn y de ahí surge una enemistad acérrima porque precisamente son polos opuestos. Yeats busca en la magia un algo benefactor, un desarrollo a su espiritualidad y en cambio Crowley, en todo este sendero de la magia negra, busca acumular poder y conformar la realidad para su bien propio. En cambio Pessoa, que era un personaje mucho mas juguetón, yo creo que se sintió atraído por el personaje que Crowley construye, por su capacidad para escandalizar, por su desprecio absoluto por las normas. De hecho Pessoa ayuda a Crowley a tejer un sainete en el que Crowley finge su propia muerte para huir de unos acreedores que lo estaban persiguiendo desde Alemania. No solo se presta a ello, si no que además ayuda a que la noticia falsa se difunda en la prensa. Yo creo también que Pessoa era un tipo también con una psicología compleja y que ha estado mereciendo ríos y ríos de tinta por la academia. Probablemente quiso jugar con Crowley, se sintió fascinado con el personaje que tan bien construyó, que en realidad era un tipo que era en buena parte un “vendedor de humo”, “un charlatán de feria” y lo que quería, era acumular gente a su alrededor para tener influencias en la gente, para vivir a cuerpo de rey y para acostarse con quien quisiera. Supo darse un aura de mago celebre, de profeta para el culto de Thelema, un profeta al que distintas entidades divinas le han hablado y le han revelado texto, por ello, yo creo que Pessoa quiso participar del juego de Crowley
¿Consideras que la libertad autoritaria, por catalogarlo así, del personaje de Aleister embriaga? Digamos que su gran liberalidad para saltarse todas las normas mientras todos tienen que obedecerle a él de alguna forma o ser cautivados por su presencia, ¿embriaga a las personas que le acompañan? Tanto así, que puede influenciar a grupos de música, anarquistas, etc. Es como decir de hacer su propia ley cada uno, saltándose todas las reglas sin ningún respeto.
– Probablemente, creo que al final Crowley es un tipo que critica mucho las religiones y acaba formando su propia religión, un sistema religioso que no es solo que no sea novedoso, pero en el fondo aplica los malos usos de las religiones, es decir yo soy un judío practicante que no tengo nada en contra de las religiones cuando se practican desde la honestidad de las personas que ejercen su libertad personal, pero creo que Crowley precisamente toma todas las malas prácticas posibles de la religión, que son, situarse en la cabeza absoluta, ejercer un poder incuestionable avalado por una supuesta divinidad y a partir de ahí hacer todo lo que quiera como profeta o como enviado, pero a todos los demás los mantenía subyugados y cómo los mantenía subyugados, con esa promesa de libertad. En este caso no era una promesa de un paraíso extraterreno tras la vida, sino que el proclamaba este amor libre y esa libertad absoluta y que en realidad ha sido malinterpretada. Porque si Crowley hoy en día es un icono de la contracultura o de la cultura pop es precisamente porque la gente se queda con este eslogan de” Haz tu voluntad será toda la ley”, pero no han leído en el que se sitúa esta frase, al final lo que te está diciendo, es que van a hacer su voluntad Crowley y los cuatro que él diga, el resto a pringar porque vamos a ir de esclavos en la tierra como dice el libro de la ley.
Sí, es correcto, si analizamos esa frase “Haz tu voluntad es toda la ley”, siempre tiene que haber una voluntad que esté por encima de la tuya o subes hasta la primera voluntad y ejerces tu voluntad sobre todas las demás, con lo cual tienes un grado de libertad absoluto o es una lucha constante para hacer tu voluntad
Si, totalmente de acuerdo.
Desde el punto de vista de la magia es una forma de gobernar a todos los magos que haya por debajo de él, por decirlo de algún modo, pero fuera de la perspectiva de la magia no puedo entender la frase. Bueno David, ¿A quién recomendarías este libro?
– Este libro, por ejemplo, a mí me gustaría mucho, estaba pensando que lo leyesen personas que conozco que tienen cierta formación cultural y que conocen a Crowley o le tienen por ese icono contracultural y liberador Me gustaría que lo leyesen, para que viesen y no porque sea mi opinión, sino para que puedan conocer el proceso de documentación y de reflexión que he llevado a cabo y pudiesen ver que Crowley de contracultural tiene muy poco. En general, me gustaría que lo leyese cualquier persona que tenga interés por estos temas, desde el esoterismo hasta la literatura, que creo que son los dos campos que se cruzan aquí, esoterismo, magia y cultura. Si quisiera tener un grupo de personas objetivo sería ese, personas que consideran a Crowley un icono contracultural. Para que se confrontasen con el libro y luego si quieren pueden seguir pensando lo mismo, pero que como mínimo que tengan esta información.
Tu estas en cierta medida manifestando que un grupo de personas siguen a ojos ciegos cuatro frases que han leído y no conocen nada de la ambigüedad del personaje.
– Totalmente, es lo que digo cuando sobre su uso por parte de la cultura pop, los grupos de música heavy, rock que usan a Crowley generalmente como una figura para provocar, como una figura antisistema, al igual que utilizan otros muchos elementos, es decir, al final todos estos grupos lo que hacen es provocar, pero contraculturalmente, hoy en día, salvo un grupo de punk o de heavy metal en Inglaterra en los 70, que si era una cosa contracultural y si se estaba revelando contra algo, pero considero que hoy en día esta gente que cita a Crowley o lleva camisetas de él, buscan provocar, pero al final es una provocación puramente formal, esta vacía de contenido, porque realmente no han leído buena parte de la obra de Crowley, si me apuras “El libro de la ley” que es lo que más o menos puede leer la gente que se interesa por Crowley.
Pues agradecerte el tiempo que nos has dedicado y mucha suerte con las ventas de este libro.
– Gracias

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo publicado en

Alma & Luz

Revista

15 de julio de 2018

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: